Laura Garkas, la TikToker de Torrelodones que revoluciona las redes con sus vídeos imposibles

0

Durante el día trabaja en una escuela de médicos, por las tardes es periodista, por las noches locutora en la Cadena COPE, y los fines de semana se convierte en Tiktoker. Laura Garkas, o simplemente Laura, como la conocen sus antiguos compañeros de colegio y sus vecinos de Torrelodones; se ha convertido en un fenómeno imparable en las redes, donde en poco tiempo ha acumulado cientos de miles de seguidores, y millones de reproducciones y likes en sus vídeos.

¿Cómo hacerse TikToker? ¿Es fácil ser influencer? ¿Qué se necesita para dedicarse a las redes? Laura Garkas desvela estos misterios y nos cuenta su experiencia en este mundillo «complejo pero a la vez apasionante».

La gran simpatía, la enorme expresividad y la creatividad de Laura; se han combinado con una férrea constancia y un don innegable para la edición digital; para conseguir que tan solo en un año en redes sociales, el perfil de TikTok de Laura Garkas vaya camino de los 300.000 seguidores que la apoyan cada día, y esperan ansiosos a ver cómo los sorprenderá con su siguiente vídeo. Resulta divertido leer en los comentarios las polémicas y conjeturas que surgen acerca de ¿Cómo lo hace?

Laura Garkas trabaja en una escuela de formación médica y colabora en la radio con su sección “No te olvides de mí” en ‘La Noche’ de COPE; pero ha sido su hobby, la edición de vídeo, lo que la ha hecho revolucionar las redes sociales. Esta madrileña de 27 años sabe cómo conquistar a sus seguidores con su humor y naturalidad, pero sobre todo, sabe cómo sorprenderlos gracias a sus dotes con la edición. Entre sus vídeos más virales encontramos efectos especiales, transiciones y un par de hermanas muy parecidas a ella.

No quisimos dejar pasar la oportunidad de preguntarle a esta exitosa creadora de contenido tan conocida, especialmente entre los más jóvenes de nuestro municipio donde se ha criado y ha ido a dos colegios,  cómo ha hecho para llegar a donde está y qué aconsejaría a otros que ven en las redes un posible futuro profesional.

La Tiktoker Laura Garkas confiesa la realidad que hay detrás de la aplicación

  • Nada más entrar a tu perfil se puede apreciar la pasión que pones en cada uno de tus vídeos, pero… ¿Cómo llegaste a saber que «crear contenido» era lo tuyo?

«Básicamente fue al cumplir doce años cuando mi padre me regaló una cámara digital. Y desde ese momento fue mi gran obsesión. No podía dejar de hacer vídeos. Empecé haciendo cortometrajes, videoclips y hasta documentales. Y después lo editaba todo como buenamente podía, con programas del ordenador. Pero no se los enseñaba a nadie. Lo hacía por y para mí, porque me divertía. Por entonces, la red social por excelencia era Messenger, así que jamás imaginé que mi hobby se podría convertir en una profesión».

 

  • ¿Es difícil ser TikToker?

«Si te gusta crear contenido por supuesto que no. Aunque tienes que saber que la aplicación es muy exigente. El algoritmo es un misterio sin resolver pero se sabe que premia la constancia (debes subir entre uno a tres vídeos al día), seguir las tendencias, ser original, conectar con la audiencia (los tres primeros segundos de tu vídeo son claves), cuidar la calidad y encontrar el tipo de contenido que quieras subir y con el que te sientas más cómodo».

  • ¿Qué le dirías a la gente que se quiere dedicar a las redes sociales?

«Actualmente hay muchísima gente que intenta abrirse un hueco en este mundillo, ya que parece que los influencers tienen una vida color rosa. Pero no todo es oro lo que reluce. Deben ser conscientes de que vivir conectado las 24 horas a tu herramienta de trabajo que es el móvil, exponer tu vida públicamente, leer constantemente opiniones tanto buenas como malas sobre ti, depender de algoritmos y de la suma de likes para poder vivir; puede ser una auténtica pesadilla».

«Creo que para dedicarte a las redes sociales debes ser muy maduro, disciplinado y no dejar que te afecte las opiniones de la gente. Cualidades que yo no tengo (se ríe), pero espero poder adquirir algún día por mi propio bien».

«Además, les diría que tuviesen muchísimo cuidado con cada foto o vídeo que publican en redes sociales. Una vez que se sube, eso se queda ahí para siempre, no hay forma de borrarlo. No lo pensamos pero estás exponiendo tu vida a muchísima gente desconocida que tiene a su alcance todo tipo de información personal que das constantemente.  Es fácil descubrir quién es tu familia, amigos, a qué colegio vas, a qué te dedicas, por dónde sales o dónde sueles veranear. Hay que ser muy consciente de esto y tener siempre muchísima precaución».

  • Pronto tendrás 300k seguidores en Tiktok… ¿Ha sido difícil llegar a esas cifras? ¿Cómo afrontas que tanta gente vea tus vídeos?

«Ha sido muy desesperante. Lo difícil no es hacerse viral, sino mantenerse y, sobre todo, seguir creciendo. He probado de todo, he bailado, actuado, hecho comedia, efectos especiales, transiciones, escenas de películas… Es agotador estar siempre reinventándose. Trabajar en redes sociales implica no descansar, debes de estar al día de las tendencias, de tus estadísticas, de ver lo que funciona y lo que no, de ser original pero sin salirte de tu estilo. Sientes que vives en un desafío constante, ya que puedes cansar a tus seguidores fácilmente, por lo que tienes que salir de tu zona de confort». «Así que sí, ha sido complicado», concluye sonriendo.

«Y realmente, no termino de afrontar que tanta gente vea los vídeos “tan peculiares” que hago y que opinen sobre ellos y sobre mí. Solo pienso que son solo números y que los comentarios son de bots, es decir, que no hay personas detrás de la pantalla. Porque con lo tímida que soy, me bloquea bastante».

  • Sabemos que tus vídeos requieren mucha dedicación y edición, pero… ¿Cuánto tiempo requiere elaborarlos?

«Es muy frustrante porque detrás de un vídeo de diez segundos de TikTok hay muchísimas horas de trabajo. Por ejemplo, para ensayar suelo estar varios días,  para grabar puedo estar 30 minutos fácilmente; y para editar, a veces he estado hasta cuatro días pegada al ordenador. Lo peor es que luego esos vídeos son los que menos me han triunfado».

«A día de hoy sigo sin entender el algoritmo. Es un mundillo complejo pero a la vez apasionante», termina diciendo con humildad, Laura Garkas, la simpática —y algo tímida— chica de Torrelodones, que se ha convertido en un valor en alza en la misteriosa y adictiva red social más pujante del momento.

Print Friendly, PDF & Email

Comenta con tu nombre o mote, como quieras...