Juan Van-Halen aclara su postura ante la posible desaparición del Premio Internacional que lleva su nombre y sobre la Biblioteca prevista en La Solana

1

Juan Van-Halen (derecha) con Joaquín Márquez Ruiz, último ganador del Premio Internacional de Poesía

El pasado día 8 de febrero, Torrelodones.info se hizo eco de la información divulgada por el Partido Popular de Torrelodones, a través de la nota titulada “El Gobierno de Torrelodones suprime el Premio Internacional de Poesía Juan Van-Halen”.

El 13 de febrero, el Ayuntamiento de Torrelodones publicó la nota que se puede leer en el siguiente enlace, negando la responsabilidad del Ayuntamiento en la desaparición del Premio. La mencionada nota municipal concluye que el Premio “desaparece ante la negativa del propio D. Juan Van-Halen a mantener el premio de poesía que lleva su nombre con una menor dotación económica”.

Ayer, 14 de febrero, ante la petición de Torrelodones.info, de que aclarase su postura en relación a la controversia suscitada respecto del Premio Internacional Juan Van-Halen para libros de Poesía, un dolido Van-Halen nos comentaba que estas cosas le producen “desánimo y tristeza”. El tema “es para mí delicado porque nunca he querido que mi labor como escritor se mezclase con mi adscripción política como ciudadano”, nos comentaba el prestigioso escritor torresano.

Palacete de La Solana (Foto: Ayto. de Torrelodones)A Van-Halen no sólo le preocupa la desaparición del Premio, sino que ve “en vía muerta” la iniciativa de la Biblioteca-Centro de Poesía que tiene detrás un acuerdo firmado entre el Ayuntamiento y él mismo. El palacete de La Solana, que fue acondicionado durante la pasada legislatura y recepcionado por el gobierno actual en octubre 2011, se pensó como sitio ideal para albergar la biblioteca donada por Van-Halen (ver nota relacionada). Los miles de ejemplares de la donación realizada a Torrelodones -su pueblo- por el Poeta, incluyen libros firmados por premios Nobel, académicos y escritores desde hace más de cincuenta años, además de objetos, manuscritos, y otros elementos ligados a la vida literaria del escritor. Lamentablemente, intuimos que ese valioso legado podría no quedarse en Torrelodones.  “No quiero creer que la política tenga algo que ver. Pero, en todo caso, es una cuestión de sensibilidad”, nos confesó Van-Halen extraoficialmente.

A fin de evitar interpretaciones equívocas a lo que piensa el poeta, transcribimos íntegramente a continuación, la declaración escrita que ha realizado atendiendo a nuestra petición.

 

DECLARACIÓN DE JUAN VAN-HALEN SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL DEL PREMIO QUE LLEVA SU NOMBRE Y DE SU BIBLIOTECA PERSONAL PREVISTA EN LA SOLANA

 

1º.- No caeré en la tentación de entrar en el trasfondo político que pudiera tener la no convocatoria este año del premio de poesía que lleva mi nombre. No puedo creer en esa motivación ni como posibilidad remota. Mi relación con los sucesivos equipos municipales de Torrelodones, independientemente de su adscripción,  ha sido siempre afectuosa y motivo de gratitud por mi parte, y también con el equipo actual.

2º.- Desde mi primer libro de los 19 años hasta el último aún inédito, recién distinguido con un galardón prestigioso, Torrelodones ha sido y es una referencia permanente en mi obra. El compromiso de mi poesía es con el ámbito en que viví mi infancia, no con las opciones que sus habitantes libremente elijan, independientemente de que, como cualquier ciudadano, todo creador tenga sus ideas y las defienda.

3º.- La convocatoria anual en mi pueblo natal de un premio de poesía con mi nombre supone para mí un honor que nunca dejaré de agradecer. La buena disposición de la actual alcaldesa al anunciar en su día la continuidad del premio fue una nueva satisfacción para mí, sobre todo en nuestra realidad en que tantas iniciativas se conmueven por los vientos de la política.

4º.- El editor de las obras premiadas no es “mi representante” ni vía aceptable para hacerme llegar indirectamente propuestas oficiales sobre el premio. Para quienes conocen este ámbito no supondrá sorpresa saber que una de las fórmulas para acabar con la viabilidad y el prestigio de un galardón es “rebajarlo”. Es imposible, por ejemplo, pretender que el libro premiado se edite por la tercera parte de su costo real. No todo es un ajuste en la dotación formal del premio. No dudo de la buena voluntad del Ayuntamiento, pero lo cierto es que el premio en su nueva formulación resultaba inviable.

5º.- Nunca recibí  las modificaciones realizadas en el certamen ni las nuevas bases para mi aprobación que se anuncian en la nota municipal hecha pública como enviadas el 19 de septiembre. Ni me constan los correos electrónicos. Puede ser achacable a cambio de despacho, de dirección de correo, incluso de número telefónico durante algún tiempo. Pero resulta obvio que eran conocidas mi dirección postal particular (que por cierto se ha hecho pública, entre otras circunstancias, con evidente indelicadeza) y la de mi despacho oficial.

6º.-  Lo cierto es que en la carta de la Alcaldesa se me hablaba de “posponer la celebración del premio” y en la nota de prensa municipal se habla directamente de que el premio “desaparece”. Una solución inteligente, si se hubiese deseado mantener el premio, hubiese sido anunciar su convocatoria bienal mientras dure la crisis económica. Si a la “desaparición” del premio añadimos que no he vuelto a saber nada de la Biblioteca-Centro de Poesía Juan Van-Halen en La Solana, proyecto que cuenta con un acuerdo firmado y en cuya trayectoria me impliqué en su día con ilusión, es obvio que mi ánimo sobre el particular está bastante maltrecho.

6º.- Otro municipio madrileño se ha interesado por la convocatoria de un premio con mi nombre, lo que agradezco. Y si no se fuese a hacer realidad el proyecto de Biblioteca, una vez aclarado con el Ayuntamiento lo dispuesto en el acuerdo firmado en su día, probablemente me plantearé donar esos miles de libros al Instituto Cervantes al que me siento ligado desde hace muchos años y de cuyo Real Patronato formo parte. Nada me haría más feliz que el premio se recuperase y la Biblioteca fuese una iniciativa en favor de mi pueblo natal y de mis paisanos.

7º.- Más allá de situaciones concretas o de malentendidos, debo agradecer  a los sucesivos Equipos Municipales de Torrelodones su cariño y su apoyo a mi obra y a mi persona. Mi deuda hacia todos ellos resulta impagable y desde mi humilde menester poético trataré de ser digno del continuado honor que se me ha otorgado.

Juan Van-Halen Acedo

14 de febrero de 2013

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

1 Comentario

Comenta con tu nombre o mote, como quieras...