Descripción de la escultura de San Ignacio de Loyola donada por el maestro Carlos Terres al Colegio de Torrelodones

Carlos Terrés, explica los signos de su escultura de San Ignacio de Loyola durante la inauguración y bendición.El autor de la magnífica escultura de San Ignacio de Loyola, bendecida el miércoles 21 de noviembre de 2012, y que ya está expuesta para su veneración pública a la entrada del prestigioso Colegio San Ignacio de Loyola de la localidad madrileña de Torrelodones, es D. Carlos Terrés (José Carlos Hernández Terres y Martín del Campo), pintor y escultor nacido en Lagos de Moreno, Jalisco (México), el 30 de octubre de 1950.

Durante la ceremonia de inauguración y bendición de su obra, Carlos Terrés describió y explicó los signos de la escultura en bronce con una altura de 210 metros, modelada y vaciada bajo el procedimiento de la cera perdida.

“La escultura representa a Iñigo López de Regalde, verdadero nombre de San Ignacio de Loyola, Religioso español nacido en 1491 y fundador de la Compañía de Jesús”, comenzó expresando su autor.

El rostro de esta escultura de San Ignacio de Loyola, presenta en el ceño una flama, símbolo de la determinación en la expresión mística de la “Gracia del llanto” que le fue concedida con suprema largueza como manifestación exquisita y selectiva del amor divino.

El maestro Carlos Terrés presenta la figura del gran santo calzando su pie derecho con una bota, como símbolo de su pertenencia a una familia de militares, que lo motiva a tomar la carrera de las armas, lo que se refleja luego en la formación de la comunidad jesuita.

El pie calzado con la bota militar sobre la espada, representa cuando en 1521 es herido en batalla, en el sitio de Escultura de San Ignacio de Loyola donada por el maestro Carlos Terres al Colegio San Ignacio de Torrelodoneslos franceses en Pamplona y debe retirarse del servicio. Durante su convalecencia lee textos sagrados y biografías de santos, lo que le induce a tomar los hábitos en 1521.

La imagen del santo caminando, y con sandalia en el pie izquierdo, que modela Terres, es la representación del viaje a Jerusalén y su abandono a las armas de forma definitiva.

Con su mano izquierda porta el libro titulado “Ejercicios Espirituales” que redacta de su vuelta a España, en Manresa, concluyéndolo en 1548.

Terres modela en el pecho de San Ignacio, el simbolo de la “Compañía de Jesús” que funda en 1537, y que es aprobada por la iglesia tres años después constituyéndose en uno de los pilares de la Reforma católica, en contraposición a la Reforma luterana.

La escultura del fundador caminando, meditando y pensativo, deja ondear su capa, como si fuera una vela marítima que se hincha y se inflama con los vientos cálidos de renovación en su tiempo y en su época de la gran revolución espiritural, para surcar los mares donde el respeto a la dignidad del otro sea la senda para llegar a buen puerto.

San Ignacio de Loyola, con su mano derecha porta la guía de su andar, una cruz que representa la espiritualidad de sus fundaciones. La Compañía de Jesús, cuya constitución y doctrina se basa en una espiritualidad recia y el afianzamiento de los valores cristianos y el colegio romano que se convierte en un futuro en la universidad gregoriana. Murió el 31 de julio de 1556.

La escultura de San Ignacio de Loyola representa al santo, canonizado en el años 1622, en movimiento, dejándose inspirar y llevar por los aires renovadores en la iglesia católica, con paso militar en el pie derecho y con la sencillez del evangelizador en el pie izquierdo con la sandalia del sembrador que predica y lleva la palabra de Dios.

El símbolo de la fe se encuentra también en sus manos. San Ignacio dice a su Compañía “Incendiad la Tierra”, inspirado en la buena voluntad y la relación del hombre, base de la pedagogía ignaciana.

No es posible enumerar debido a su extensión, la gran cantidad de galardones y homenajes recibidos por Terrés. mucho menos su vasta obra. Citamos algunos de los reconocimientos otorgados al artista mexicano: Premio Mariano Azuela, en Lagos de Moreno; la Medalla de Hernán Cortes, en la Universidad de Salamanca (España); la Carta de Apreciación de Hanno, Saitama (Japón); Colegial de Honor del Colegio Mayor de Guadalupe de la Universidad Complutense de Madrid; Artista Residente de la Ciudad de Brea, California (EE.UU.).

En Benavente (España), existe una calle que lleva su nombre; es miembro de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadísticas; Ciudadano Honorario en San Diego (California); y en Texas el 25 de abril (1997) fue declarado el Día de Carlos Terres. “Carlos Terres, Patrimonio Cultural”, otorgado por la Secretaría de Cultura del Gobierno (Jalisco); Medalla Isabel la Católica, otortada por el Ayto. de Madrigal de las Altas Torres (España); Pendón de la Universidad”, entregado por la Universidad de León (España); “Orden de Ciudadano de Honor”, otorgado por la ciudad de Rocamadur (Francia).