Carlos Arias es Hijo Adoptivo de Torrelodones y nueve vecinos darán nombre a calles

1

Pleno del Ayuntamiento de Torrelodones 18 de noviembre 2014El Pleno del Ayuntamiento de Torrelodones de ayer 18 de noviembre 2014 aprobó bautizar nueve calles del municipio con el nombre de nueve vecinos ya fallecidos que, «por una u otra razón, han sobresalido en la historia grande y pequeña de Torrelodones».

Ante un Salón de Plenos inusualmente repleto de público, el concejal de Atención al Vecino explicó los motivos para para otorgar la distinción a los homenajeados. «No son ni particularmente relevantes ni famosos. Sus designaciones obedecen al cariño de los que los han conocido y querido, y que entienden que contar con una calle con su nombre es un pequeño y entrañable homenaje a estas personas», expresó el concejal.

Los vecinos reconocidos en esta ocasión han sido Dª María Dolores Vila-Coro, D. Ángel Quiroga Bravo, D. Mariano Jiménez Martín, D. Patricio Ruedas Younger, D. Faustino Cid Amor y Dª Eulogia García Villatoro, D. José Luis Hevia García, D. Ángel Escolano Díez, D. Ángel de Antonio Martín y D. Francisco García Muñoz.

En el punto 10º del Orden del Día, el Pleno aprobó por unanimidad la concesión de título de Hijo Adoptivo de Torrelodones a D. Carlos Arias Peralta, fundador y director de Torrearte, recientemente fallecido (ver nota relacionada). Una importante representación de esa emblemática agrupación teatral, se encontraba en la sala.

Al terminar los homenajes, la mayor parte del público se fue de la sala, y el Pleno continuó con el resto de asuntos. Se aprobó una moción del Grupo Municipal PSOE con motivo del “Día Internacional contra la Violencia de Género” y salió adelante la aprobación inicial de la Ordenanza de Transparencia. Por el contrario, ningún grupo de la oposición aprobó los Presupuestos 2015 presentados por VxT, que deberá continuar gobernando con los presupuestos de 2014 prorrogados.

 

Biografía de los vecinos que darán nombre a las calles (Fuente: Ayto. de Torrelodones):

 

Ángel Escolano Díez, abogado y Presidente de Honor del Casino Gran Madrid

Don Ángel Escolano Díez, nacido en Novelda (Alicante) había permanecido al frente del Consejo de Administración del Casino hasta junio de 2010, después de más de tres décadas presidiendo esta institución, un cargo que había dejado por razones de edad, aunque seguía tomando parte activa en su día a día como miembro del Consejo.

En uno de sus últimos actos públicos, Don Ángel se ocupó también del lanzamiento de la primera bola de Hasard*29 (“13, negro, impar y falta”).

Abogado de profesión, faceta que nunca abandonó, fue una de las primeras personas que impulsó en nuestro país los casinos de juego, en un momento crucial de nuestra historia, en el que tuvo que enfrentarse al recelo del tiempo, a una sociedad nueva que emergía y a muchos problemas de financiación.

Apasionado y comprometido, era miembro de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción y de la Fundación de Amigos de Madrid. Su carácter emprendedor le llevó a embarcarse, incluso, en proyectos cinematográficos, algunos de los cuales forman parte de la historia del celuloide español, como es el caso de Campanadas a medianoche, de Orson Welles, con quien le unió cierta amistad.

Tenía pasión por el mar y era un gran aficionado al fútbol, sobre todo al Real Madrid, el club de “mis amores”, como recordaba en el homenaje que le tributaron en 2008 los miembros de la Asociación Empresarial de Torrelodones, entidad que distinguió ese año con su premio honorífico por su apuesta decidida con este municipio, “el primer y único lugar que se visitó para localizar nuestro Casino”.

El Ayuntamiento asigna el nombre de la calle situada en la Finca Las Marías y denominada hasta ahora Calle Camino Bajo, desde su esquina con la calle Cieza hasta el Paseo de Pascual Saorín, a D Ángel Escolano Díez.

 

Ángel Quiroga Bravo nació en Torrelodones el 3 de Agosto de 1938 en una casita situada en la calle Real. Su padre fue Raimundo Quiroga López, quien se trasladó desde Torrejón de Velasco a Torrelodones para trabajar en la panadería del pueblo, donde hoy se encuentra el restaurante Lizarrán. Su madre fue Francisca Bravo Hernando nació en Torrelodones el 3 de Diciembre de 1900. Su hermano mayor, Antonio Quiroga, también nació en el pueblo y allí transcurrió toda su vida hasta que falleció el 25 de Julio de 1997.

La infancia de Ángel Quiroga transcurrió en aquella primera casa de un Torrelodones muy diferente al que hoy conocemos, el Torrelodones del Tío paragüero, de Cirilo, de “Juan Lanas”, de la Tía Telesfora, de cuando la fuente del caño estaba situada en lo que hoy conocemos por los soportales y se nutría del arroyo que atravesaba el barrio, de la carretera nacional . A los pocos años, siendo Ángel ya un adolescente, la familia consiguió con gran esfuerzo ahorrar el suficiente dinero como para poder trasladarse a una casa nueva, una casa que sería residencia definitiva de la familia Quiroga-Bravo. Esa casa, hoy reconvertida en un edificio de apartamentos, está en la calle Real 3.

Como vecino de Torrelodones vivió experiencias y anécdotas que siempre le mantuvieron muy ligado al pueblo.

Ángel fue un gran aficionado al ciclismo, de hecho fue su gran pasión. Como ciclista aficionado ganó varias carreras en el pueblo así como en otras pruebas con final en localidades cercanas como Las Matas o Valdemorillo.

La vida en Torrelodones cuando Ángel era un chaval era muy diferente a la nuestra. Eso incluía también los medios de transporte, así no era raro desplazarse a las fiestas de Hoyo de Manzanares andando desde nuestro pueblo, recorriendo un trazado similar al de la carretera que hoy une ambas localidades, aunque sin tantas curvas.

La administración de justicia tampoco era igual que la de ahora, tal vez más rudimentaria aunque no por ello menos efectiva. Angel contó que una vez una vecina robó un jamón, y cuando fue descubierta por la Guardia Civil, la hicieron caminar con el jamón a cuestas desde lo que hoy es la Biblioteca hasta la Plaza de Epifanio Velasco, para que fuera vista por todo el pueblo.

En el año 1960, arreciando los años más difíciles de la posguerra, decidió hacer las maletas y buscarse su futuro lejos de Torrelodones, concretamente en Suiza. Allí conoció a la que después fue la mujer de su vida, Mª Teresa Piñana, quien también había emigrado desde Madrid. En los trece años que estuvo allí Ángel tuvo dos hijos, Raimundo y Sara. El tercero, David, nació de regreso en España. Aunque guardó siempre muy buenos recuerdos de aquellos años de inmigración, en su cabeza siempre estuvo la idea de regresar a Torrelodones, por eso, con mucho esfuerzo, fue ahorrando lo suficiente como para comprar una parcela situada en la Calle Profesor Alonso Parra nº 1 e ir edificando su casa poco a poco. Cuando la casa por fin estuvo en condiciones, regresó de nuevo al pueblo en el año 1974.

De regreso en Torrelodones se dedicó al oficio que le permitió ganarse la vida prácticamente hasta su jubilación, la albañilería.

Gozando de una salud extraordinaria, el 17 de abril de 2012 fue su último día de vida. Fue un día que pasó en el pueblo, con sus actividades cotidianas. Ese día se cruzó con muchos vecinos, amigos y familiares. “Parece como si se estuviera despidiendo” comentaron algunos en su entierro.

El Ayuntamiento asigna el nombre de la calle situada en la Finca Las Marías y denominada hasta ahora Calle Camino Bajo, desde el Paseo de Pascual Saorín al cruce con la misma calle Camino Bajo, a D. Ángel Quiroga Bravo.

 

José Luis Hevia García

Las primeras noticias que se tienen de este vecino, son las que aparecen en el acta del Pleno celebrado el 28 de Marzo de 1939, donde firma como vocal del Ayuntamiento.

Posteriormente el 11 de Abril de 1939, en el acta del Pleno municipal celebrado en sesión extraordinaria, firma como Alcalde Presiente al ser nombrado por el “comandante militar de esta plaza”. Sería sustituido posteriormente por Zoilo González Rubio el día 20 de Abril de 1939.

El Ayuntamiento asigna el nombre de la calle situada en la Finca Las Marías y denominada hasta ahora Travesía del Cieza, desde la Calle Cieza en dirección hacia el Camino del Gasco, a D. José Luis Hevia García.

 

Ángel de Antonio Martín

Nacido en Torrelodones el 28 de septiembre en 1925, al lado del cuartel de la Guardia Civil, en los Corrales de Oñoro, su vida transcurrió en el barrio de la Cañana, donde sus padres tenían una casa, junto a los Rivas, los Francés, los Bravo, los Torres, los Alberquilla y otras familias de toda la vida en el municipio.

De profesión mampostero, son muchas las casas de piedra que salieron de sus manos (entre ellas aún se conservan las casas de los maestros, junto a la Biblioteca Municipal), contrajo matrimonio en Torrelodones el 18 de abril de 1955 con Guillermina Andrés Castaño, con la que tuvo dos hijas, Rosa y Angelines, una de ellas también nacida en nuestro municipio.

Forzado por la dura situación española de aquel momento se vio obligado a emigrar, y en 1963 marchó con toda su familia a Suiza, de donde no regresó hasta 1974, aunque volvía aprovechando las navidades y el verano.

Con el fruto de su trabajo compró un terreno en su pueblo natal y construyó el mismo su casa. Tres años después de su regreso entraría a trabajar en el Canto del Pico al servicio de la nieta de Franco, Mery Martínez Bordiú, en la casa existente a la entrada del palacio en el que serviría de por vida al convertirse en el guardés de toda la finca en 1980, donde permanecería trabajando hasta el mismo día de su fallecimiento el día de San Silvano y Santa Dorotea del año 2011.

El Ayuntamiento asigna el nombre de la calle situada en la Finca Las Marías y denominada hasta ahora Travesía de Pascual Saorín, desde el Paseo de Pascual Saorín hasta la calle del Camino Bajo, a D. Ángel de Antonio Martín.

 

Don Patricio Ruedas Younger

Vecino de Torrelodones y vinculado a la vida social de su municipio, fue un alto funcionario de Naciones Unidas, donde ocupó importantes responsabilidades y formó parte de numerosas comisiones, algunas tan significativas como la que se encargó de evaluar la eficacia, actividades y funcionamiento del Tribunal Internacional para la ex Yugoslavia o el Tribunal para Ruanda, compartiendo mesa con importantes expertos y juristas internacionales.

Su presencia fue constante en diferentes organismos internacionales y parlamentos nacionales, donde dio a conocer las medidas y acciones impulsadas por la ONU. Como lo pone de manifiesto su obra “La reforma” sobre la Secretaría del Organismo Internacional.

Fue autor también de numerosos informes sobre la situación económica y social en la que vivían algunos países con problemas, como fue el caso de Polonia en 1984, muchos de los cuales fueron estudiados en la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra.

Nada de ello le impidió activar e impulsar cuantos movimientos sociales y ciudadanos tuvieron lugar en su pueblo, no solo formando parte de ellos, sino aportando todos sus conocimientos, que eran muchos.

El Ayuntamiento asigna el nombre de la calle situada en la Finca Las Marías y denominada hasta ahora Camino de las Jaras, desde la Vereda del Ferrocarril hasta la calle Camino Bajo, a D. Patricio Ruedas Younguer.

 

Faustino Cid Amor y Dª Eulogia Garcia Villatoro

Faustino nació en Madrid y Eulogia en Ávila. Se casaron en 1962 y en 1963 ya vivían en Torrelodones.

En 1972 inauguraron el “Mesón La Pera” con un socio y al año se quedaron con el mesón ellos solos.

Faustino ayudaba en la iglesia con la banda de tambores y cornetas y también fue uno de los primeros, junto con unos amigos y compañeros en formar la Asociación de Comerciantes.

Son un ejemplo a seguir en todos los aspectos.

El Ayuntamiento asigna el nombre de la calle situada en la Finca Las Marías y denominada hasta ahora Travesía Cordel Nuestra Señora del Carmen, desde la calle Cieza en dirección hacia el Camino del Gasco, a D. Faustino Cid Amor y Dª. Eulogia García Villatoro

 

Francisco Garcia Muñoz

Las primeras noticias que se tienen de este vecino es cuando firmó un acta como vocal del Ayuntamiento, el 17 de Marzo de 1937, siendo su toma de posesión como Alcalde el 27 de Octubre de 1937, en virtud del pleno celebrado el 30 de Septiembre de 1937, en el que por “superior orden” del Gobernador militar se destituye a Mariano Cuadrado Alcalde y se le sustituye por el primer Teniente de Alcalde.

Su última firma como Alcalde en acta fue el 26 de Enero de 1939 con motivo de su incorporación a filas, por ser del reemplazo de 1915. Sería sustituido por Delfín Garríz Sánchez, según acta del 2 de Febrero de 1939.

El Ayuntamiento asigna el nombre de la calle situada en la Finca Las Marías y denominada hasta ahora Travesía del Camino Bajo, desde la Calle Camino Bajo hasta la Vereda del Ferrocarril, a D. Francisco García Muñoz.

 

Mariano Jiménez Martín

Nació en 1928 en Santa Cruz de Retamar, Toledo, llegando muy joven a Torrelodones junto a su familia. Su padre venía destinado al Cuartel de la Guardia Civil.

Comenzó su vida laboral trabajando junto al conocido ganadero Victorino Martín. Poco después decide abrir su propio negocio, una carnicería localizada en lo que era y sigue siendo el centro del pueblo, la Plaza del Ayuntamiento; esta carnicería terminó siendo punto de referencia para todos. En 1957 se casó con Margarita Gómez, una joven que pasaba los veranos en la Colonia de Torrelodones.

Pese a la dedicación total a su negocio, Mariano conseguía sacar tiempo para otras ocupaciones que él consideraba importantes. Durante algunos años ejerció como Fiscal de Paz, desarrollando una función de mediador entre los vecinos. También colaboraba en todas las actividades en las que se solicitaba su ayuda desde el Ayuntamiento, la Policía Local, Guardia Civil, Servicios Sociales… Además, fue socio fundador del Club Torre 72, y durante una etapa asumió las funciones de secretario.

Su compromiso social con el pueblo también se reflejaba en el plano personal con gran parte de los vecinos de Torrelodones, tanto en el pueblo como en la colonia. Esta repercusión se refleja en el sencillo homenaje que se le rindió, tras su fallecimiento, con motivo de la entrega del Primer Premio del XIV Trofeo de Dominó, en Mayo de 2006, un torneo que ganó en numerosas ocasiones.

El recuerdo de Mariano es el de un hombre sencillo, de buen talante, conciliador, amante de su familia y de su profesión, de la que se sentía muy orgulloso. Un hombre dedicado a los suyos, a quienes les rodeaban cada día, a sus parroquianas y a quienes aparecían por su tienda de vez en cuando; un hombre que ha dejado su huella en este pueblo.

El Ayuntamiento asigna el nombre de la calle situada en la Finca Las Marías y denominada hasta ahora Calle Camino Bajo, desde el Paseo de Juan Carlos Ureta Saorín hasta el cruce con la misma calle Camino Bajo, a D. Mariano Jiménez Martín

 

Mª Dolores Vila-Coro

El Palacete de Outarelo se encuentra edificado en tierras regaladas por Carlos I a Dª María de Lago, al concederle el Marquesado de Outarelo por su heroico valor en la defensa del Real Alcázar de Madrid.

La primera inscripción de los edificios y del muro almenado perimetral en el Registro de la Propiedad data de 1924, realizada por descendientes de la marquesa.

En 1951, José Mª Vila-Coro de Nadal adquiere la propiedad, y en 1968 la hereda su hija, Mª Dolores Vila-Coro. Consciente de su legado histórico y arquitectónico, pocos años después acometió una modernización completa del interior del palacete para garantizar su conservación para generaciones futuras.

Su visión pionera fue confirmada por el propio Ayuntamiento de Torrelodones al incluir el palacete, en 1996, en el Catálogo de Bienes Protegidos con el nivel de protección estructural, que se aplica a edificios que, por su valor histórico, artístico, calidad arquitectónica, constructiva o tipológica se singularizan dentro del casco o municipio.

Su vínculo con Torrelodones era tan fuerte que, a pesar de desempeñar su actividad profesional y académica en el centro de Madrid, fue su residencia habitual hasta los años 80. Fueron los años de la infancia y adolescencia de sus ocho hijos – sus idas y venidas con las bicicletas y motos al taller de José Luis, al cine de La Gardenia, a los guateques en el Club de Campo, al Dr. Mingo -; la compra en La Pilarica, la tahona, la Sra. Sergia o el Arca de Noé; del abastecimiento de agua con pozos; de estrecha relación de amistad con los veraneantes, vecinos y párrocos – varios de sus hijos están bautizados en Torrelodones – y, por supuesto, de transformación de la carretera de La Coruña en la A-6 actual, a base de barrenos, que obligaban a buscar protección junto al lindero con la carretera de Galapagar. Años que siempre recordaba con entrañable nostalgia.

Posteriormente, la importante carga económica que suponía el mantenimiento no sólo de los edificios sino también de los jardines, con ejemplares singulares y centenarios de cedros y otras especies, que requieren un cuidado y conservación especiales, imposible de llevar a cabo fuera de una actividad lucrativa, arrendó la finca para el ejercicio de distintas actividades, lo que, a su vez, resultó beneficioso para el fomento del empleo y para las medidas de mantenimiento de actividades comerciales que lleva a cabo el Ayuntamiento dentro del municipio.

Para Mª Dolores Vila-Coro, Torrelodones era su hogar, su referente, su refugio, y donde, por expreso deseo, descansa en el panteón familiar del cementerio, junto a sus padres y hermano.

El Ayuntamiento asigna el nombre de la calle situada en la Finca Las Marías y denominada hasta ahora Calle Camino de las Jaras, desde la calle del Camino Bajo hasta el Paseo de Juan Carlos Ureta Saorín, a Dª María Dolores Vila-Coro.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

1 Comentario

  1. Mi agradecimiento por haber nombrado hijo adoptivo, a D. Carlos Arias Peralta. Pero creo que su contribución a la cultura, su dedicación al teatro y su profundo amor a Torrelodones, merece algo mas. Algo como que el teatro bulevar lleve su nombré. Gracias anticipadas .

Comenta con tu nombre o mote, como quieras...