domingo, 16 junio 2024

InicioCulturaHistoria de Torrelodones: Don Eulogio Oñoro, un "influencer" que dio a conocer...

Historia de Torrelodones: Don Eulogio Oñoro, un «influencer» que dio a conocer su municipio por toda la península

Tenemos el agrado de ofrecer otro interesante artículo cultural de Fernando Villaverde Martín. En esta oportunidad, nos acerca la historia de un personaje de Torrelodones muy destacado en su momento; y que curiosamente es muy poco conocido en la actualidad: Don Eulogio Oñoro Oñoro. En palabras de Fernando Villaverde, fue un “Influencer” muy importante en su época, que dio a conocer Torrelodones en toda la península ibérica,

Historia de Torrelodones

Don Eulogio Oñoro Oñoro

(Por Fernando Villaverde Martín)

Semblanza de una vida dedicada a la ganadería, crianza de toros bravos y a dar a conocer a Torrelodones por toda la península ibérica.

Fue un “Influencer” muy importante en su época, contaba con una indiscutible credibilidad y llego a convertirse en una referencia muy importante en temas de ganadería, pero por desgracia, actualmente es poco o nada conocido en Torrelodones.

Ganadero, industrial, empresario taurino, padre de familia, concejal, alcalde interino, Juez de Paz.

Eulogio Oñoro Oñoro (1852-1935)

Don Eulogio Oñoro Oñoro, fue un personaje muy significativo en su época que se codeo con lo mejor de su tiempo. Fue amigo de reyes y bandoleros, de escultores y de toreros; le gustaban las fiestas y la vida familiar, gran aficionado a los toros, buen anfitrión y —sobre todo—, amigo de sus amigos.
Estaba muy orgulloso de su encerradero y le gustaba enseñar a periodistas y amigos los entresijos de un encerramiento de toros; tras lo cual, disfrutaba invitándolos a comer en torno a su mesa familiar, un buen cocido madrileño, acompañado por sus hijos nietos y otros familiares.
Actualmente, como tantos otros personajes de este pueblo, es un gran desconocido para Torrelodones, y poca gente conoce algo de su vida. Aquí quiero esbozar algunos rasgos que he ido recogiendo de distintas fuentes archiveras y periodísticas, y sobre todo, de labios de una de sus biznietas: Isabel Gómez Oñoro.
Comencemos por el principio, Eulogio nació en Torrelodones el 11 de abril de 1852, hijo de Eustaquio Oñoro Carrasco y de Bernardina Oñoro Mingo. Poco tiempo después fue bautizado en la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, en presencia de sus padres y abuelos, tanto maternos como paternos; según leemos en su partida de nacimiento encontrada en la Archidiócesis de Madrid (Archivo Histórico).

…”Acta de bautismo de Eulogio Oñoro Oñoro.

Eulogio Oñoro (hijo) de Eustaquio y Bernardina Oñoro nació a 11 de abril de1852

En la iglesia parroquial de Nª Sra. de la Asunción de la Villa de Torrelodones, arzobispado de Toledo y provincia de Madrid”… ”Yo Don Cayetano Ximeno, cura ecónomo de la misma bautizo, solemnemente un niño, a quien puse por nombre Eulogio, hijo legítimo de Eustaquio Oñoro y de Bernardina Oñoro. Abuelos paternos: Justo y Gerónima Carrasco; abuelos maternos Bonifacio y Deogracias Mingo. Padrinos Leandro Sánchez y Dionisia Bacas, conyugues: Todos ellos naturales y vecinos de esta Villa. Fueron Testigos Don Juan Mateos Sacristán y Melchor Velasco. Advertí a los padrinos el parentesco espiritual y demás obligaciones que contrajeron con el bautizado. Y para que conste lo firmo, de que certifico.

Cayetano Ximeno”…

Sus padres formaban parte de una de las familias más antiguas de la localidad. Estaban muy emparentados, pues eran hijos de primos hermanos. Aunque nació en Torrelodones, era descendiente de gallegos de origen francés. Su madre, Bernardina, enviudo cuando él tenía 6 años. Era el único hijo varón entre varias hermanas.*
El día 15 de octubre de 1879 tuvo lugar en Murcia una gran inundación conocida por la Riada de Santa Teresa. Varios ríos de la Vega del Segura se desbordaron, y esa catástrofe dejo más de mil víctimas y arraso cerca de 5.800 viviendas. Tras el desastre, varias personas y empresas se dedicaron a realizar recolectas benéficas para los damnificados. En los periódicos se publicaba la relación de los efectos y los donativos en metálico que se recaudaban por las juntas de socorro de las distintas ciudades.
En el periódico El Imparcial, días después vemos publicada la…”LISTA núm. 212 de las comprendidas en el resumen publicado en EL IMPARCIAL del día 21 de noviembre de 1879 RECIBO 610”… en dicha lista aparecen 11 personas de Torrelodones, encabezadas por…”el Alcalde de Torrelodones D. Francisco Gil con un donativo de 10 pesetas”…, entre ellos también aparece Eulogio Oñoro (que en ese año contaba con 27 años) con un donativo de 5 pesetas. El total recaudado ese día en Torrelodones fueron 44 pesetas con 50 céntimos.
El Encerradero “García y Oñoro” se construye en la Colonia en 1894. Como socio tenía a Julio García Jiménez, quien puso una parte del dinero; y Eulogio aportó un terreno de su propiedad. Unos años después, Oñoro compro la parte de su socio y se quedó en exclusiva con el encerradero.
Una de las primera noticias de este encerradero la encontramos la Opinión de Salamanca, el 4 de mayo de 1898:

…“En Torrelodones se ha construido un magnífico encerradero de Toros bravos, con espaciosos corrales, prados con pastos y aguas abundantes”…

Años más tarde, en 1900, ya se publicitaba en distintas publicaciones de la época. Así, nos encontramos con un anuncio en la Agenda Taurina que señalaba:

…”Encerradero de Torrelodones para corridas de Toros”…

…”En este magnífico encerradero con espaciosos corrales, prados con pastos y aguas abundantes para descanso de las corridas, hallaran los señores empresarios y ganaderos un servicio esmerado, haciéndose las operaciones con prontitud y sin riesgo alguno para vaqueros y cabestros”…”precio de corrida de seis toros con jaulas 350 pesetas. Precio por servicio de encerradero, carpinteros y colocación de jaulas sobre vagón 170 pesetas”…

La finca donde se construye el encerradero se llamaba ¨Los Corrales”, y estaba al final de la estación. En ella instaló el embarcadero de ganado que le cedió al ayuntamiento, reservándose el privilegio para su ganadería. La primera ganadería de toros bravos que tuvo, la compro en 1893 y fue la de Don Enrique Salamanca.
Estos toros procedían de una de las más antiguas ganaderías madrileñas de bravo de España, la de Joaquín Mazpule, de Chozas de la Sierra (actual Soto del Real). Provenía de la de los Agustinos de Fuentes del Sando (Salamanca), que se remontaba a 1339. Posteriormente compró numerosas ganaderías, entre ellas la de Olivenza, propiedad de Filiberto Milla, en 1909; y la mitad de la de la casa real de Portugal, de origen Veragua. Fue el primer ganadero de toro bravo en utilizar el ferrocarril para transportar el ganado hasta la plaza de toros correspondiente.
Estuvo de empresario de distintas plazas de toros: de la de las Ventas de Madrid, de una de las tres plazas que había en Barcelona, de la de Olot, y de la de Figueras, en España; y las de Nimes, la de Bayona, y participación en la empresa de la plaza de Burdeos, en Francia.
Se casó con Cándida Richard Guijarro, natural de Monforte del Cid (Alicante). Cándida era hija de un amigo de Eulogio Oñoro —también ganadero—, y era casi veinte años más joven que él. Tuvieron cuatro hijos: Luis, Julio, Ángel, y Amalia. Fue un hombre adelantado a su tiempo… sus cuatro hijos estuvieron en un internado en la ciudad francesa de Angulema, donde hicieron parte del bachillerato y aprendieron a hablar el idioma perfectamente.
También quiso que estudiaran una carrera universitaria, cosa que hicieron todos excepto el hijo mayor, Luis; que se quedó a cargo de la ganadería, aunque termino Bachiller Superior en francés. Amalia estudio Magisterio; Ángel era Aparejador de obras del Ayuntamiento de Madrid; y Julio estudio Contabilidad, una carrera que ahora sería el equivalente a Económicas, carrera que entonces no existía. Estuvo en Inglaterra una temporada, posteriormente trabajo como contable en una empresa de garajes de Madrid, cuando terminó la guerra.*

En 1901, cuando Eulogio contaba 49 años, falleció su tío Ángel Bravo, en Torrelodones. Persona muy querida en el pueblo, era gran aficionado a los toros y amigo de Frascuelo. Esta noticia fue recogida la revista “El Toreo”.

La fama del encerradero de Torrelodones fue creciendo, y el 7 diciembre 1901 en el periódico El Adelanto de Salamanca leemos algunas curiosas estadísticas relativas al número de toros que fueron encajonados.

…”Según estadísticas que tenemos a la vista, desde el 9 de Junio de 1898 hasta la fecha, (diciembre1901) fueron encajonadas en el encerradero que en Torrelodones poseen los señores García y Oñoro un total de mil ochenta y siete bichos de las mejores ganaderías.

No hubo que lamentar ningún percance en las faenas, contribuyendo a esto, sin duda, el contar dicho encerradero con personal apto y experto, doscientos cajones amplios y cómodos, una gran dehesa que produce excelentes pastos y agua abundante, chiqueros y corrales hechos ad hoc.

Felicitamos a los señores García y Oñoro por el éxito conseguido con su encerradero, modelo entre los mejores de España.”…

El 30 de abril de 1903, El Progreso Industrial recogía en sus páginas la constitución por escritura pública de la…”Compañía general Española de fabricación de productos alimenticios titulada “La Victoria”, en Torrelodones.- por escritura pública, otorgada en esta Corte el 28 de Marzo último, ante el notario don José Criado y Fernández Pacheco, se ha constituido esta Sociedad con objeto de fabricar y vender toda clase de productos alimenticios, y efectuar cualquier otra clase de operaciones que se relacionen con el indicado fin”…

Su nombre aparecía en la estructura del Consejo de Administración …”El consejo de Administración se compone de los señores siguientes: D. Manuel Pardo Regidor, Presidente; D. Rafael Gómez Robledo, Vicepresidente; D. Antonio Pardo Regidor, D. Eulogio Oñoro y Oñoro; D. Martin Cañizares Morcillo y D. Mariano Belmas, Vocales; D. Agustín de Montagut y Pardo, Secretario”…

Todos los nombres que aparecen en el Consejo de Administración eran personas muy conocidas en Torrelodones y con fama de intachable honradez…”Son estos nombres segura garantía del buen éxito de la empresa, que por tratarse de personalidades cuya actividad, inteligencia e intachable honradez son bien conocidas”…

El Heraldo Alavés nos describe el encajonamiento de los toros que se van a lidiar en Vitoria en julio de 1908:

…”Encajonando toros- Las corridas de Vitoria. Son las cinco de la tarde y acabamos de encajonar, sin contratiempo alguno, los preciosos bichos”…”hemos asistido a la interesante operación de don Eulogio Oñoro y su familia”…”Conducidos por los ganaderos, mayorales, vaqueros y las respectivas paradas de bueyes, han llegado los 12 toros a los corrales del encerradero a la una de la tarde”…”Ocupando dos plataformas, saldrá de Torrelodones la docenita de colmenareños a las 12 de esta noche al cuidado de ambos mayorales, para llegar a esa el domingo a las once de la mañana”…

En una página de El País (1908), El Montepío Taurino nos detalla los ingresos y gastos de una corrida de toros. Empieza enumerando lo que cuestan los toros, los portes, el ferrocarril, el encerradero, el arrastre y devolución de cajones, los gastos de desencajonamiento, etcétera; y entre estos gastos aparecen las anotaciones:…”Alquiler de cajones a D. Eulogio G. Oñoro para devolver los toros de Nandin, 300 pesetas. Portes de ferrocarril de cajones devueltos de Sevilla a Torrelodones, 60,10 pesetas”…, así mismo en los ingresos de El Montepío Taurino se relacionan,…”Ingreso en taquillas por venta de Billetes, Importe de la carne de los Toros. Donativo del empresario de caballos. Donativo de doña Dolores Rodríguez, viuda de Mata, dueña del encerradero del empalme, 750 pesetas. Donativo de D. Eulogio G. Oñoro, dueño del Encerradero de Torrelodones, 150 pesetas”…

Su ganadería de reses bravas estaba entre las más acreditadas de la época como lo podemos comprobar en el libro “Revistas Taurinas” de 1911, donde están reflejadas las “Ganaderías Bravas más acreditadas de España, Portugal y México”. Todas están relacionadas por orden alfabético, y en la letra “O” nos encontramos la ganadería de…”Oñoro (Don Eulogio), antes Salamanca”…

En Enero de 1913 se celebró una gran fiesta en los terrenos del encerradero que tuvo mucha resonancia, pues hemos encontrado dos reportajes de ella en las publicaciones “El Liberal” y “Nuevo Mundo

Entre los asistentes se encontraba el matador Ricardo Torres Reina, “Bombita”, que lidió dos toros. También se encontraba el famoso fotógrafo de la época, Alfonso Sánchez García; son sus fotos las que ilustran la noticia. En una de ellas se ve a don Eulogio Oñoro marcando a un novillo en esa fiesta. Es el que está en el centro de la imagen con un gran sombrero blanco que utilizaba para tentar a los toros. Lo lanzaba a los pies del animal para ver su bravura. Este lanzamiento del sombrero era una costumbre suya, y quedo recogida en varios artículos en distintos periódicos de la época.*

…”En Torrelodones Bombita Toreando.

El popular banquero D. Juan Corrales y nuestro amigo el conocido aficionado Manuel Acedo organizaron ayer (día 25) en la hermosa finca que posee en Torrelodones don Eulogio Oñoro una amabilísima fiesta, a la que asistieron multitud de personas, todas ellas admiradoras de Bombita, pues el “Clou” del espectáculo consistía en ver lidiar al primer torero contemporáneo varias reses bravas.

La placita de la finca estaba de bote en bote, porque aparte de los invitados, que eran muchos, como ya hemos dicho, afluyo de los pueblos inmediatos una enorme concurrencia, a pesar de que los caminos estaban intransitables por las lluvias.

Antes de comenzar la lidia se herraron 117 reses, entre machos y hembras pertenecientes a la ganadería de Oñoro. La operación resultó muy entretenida.

Asistieron también los revisteros “Claridades”, “Corinto y Oro”, “Don Pepe”, Olmedo y los fotógrafos Alfonso, Campúa, Mínguez y Carrión hijo”…

En las numerosas fiestas taurinas que organizaba en Torrelodones, más de una vez asistió a ellas al rey Alfonso XIII (1886-1931). También era frecuente ver en estas celebraciones, al escultor valenciano Mariano Benlliure (1862 1947), amigo de Oñoro, quien poseía una vivienda en Collado Villalba, y residía largas temporadas en ella. Era  gran aficionado a los toros y experto en imágenes de tema taurino. Eulogio Oñoro le compró varias esculturas de sus famosos toritos para su casa de Torrelodones.*
La relevancia que poseía su ganadería era apreciada por otros ganaderos que, queriendo mejorar sus manadas, no dudaban en adquirir sementales del señor Oñoro. Podemos ver un ejemplo de esto en “El toro de lidia y el arte de torear” de José Sánchez Gómez.1915.

…”D. Victoriano Angoso, dueño de la ganadería de su nombre, en el año 1908, compró, a buen precio, al Sr. Duque de Veragua, 50 vacas elegidas, y, a D. Eulogio Oñoro, dos sementales, elegidos también de los 130 que este señor tenía de la excelente ganadería que fue de D. Víctor Biencinto. Uno de los sementales era jabonero y el otro cárdeno, que echó a sus vacas”…

El Señor Oñoro no solo era famoso por su encerradero, su principal profesión era ganadero y poseía numerosas vacas de la raza holandesas para la producción de leche, la revista La Ilustración Universal pública en 1924 un extenso reportaje con fotografías titulado:

…”Gran vaquería de Eulogio Oñoro

Durante nuestra visita a Torrelodones y en nuestro deseo de que en esta información aparecieran todas las industrias modelo de la villa, tuvimos el gusto de visitar la hermosa vaquería propiedad del prestigioso D. Eulogio Oñoro, fundada por el mismo hace once años, así como un magnifico encerradero que también fundo hace ya veinticinco años.

Posee el Sr Oñoro unas cuarenta vacas, que tuvimos el gusto de admirar, y que son ciertamente preciosos ejemplares de la raza holandesa, instaladas en un establo que reúne las más inmejorables condiciones de ventilación e higiene, por lo que los animales se encuentran en las mejores condiciones de salubridad, y como es consiguiente producen una leche que por su bondad es la preferida por el vecindario y la numerosa colonia de Torrelodones.

En el encerradero vimos también varios patios inmensos, pues el señor Oñoro, industrial a la moderna, sabe hacer bien las cosas.

Al par que le felicitamos a él, felicitamos también al pueblo de Torrelodones, por poseer una vaquería en tan excelentes condiciones”…

Don Antonio Maura Montaner pasaba temporadas en el Pendolero, propiedad de su hijo Gabriel, y era muy amigo del Conde de las Almenas, a quien visitaba frecuentemente en el Canto del Pico. En una de esas visitas, falleció; y Eulogio Oñoro ejerció como juez Municipal propietario en el levantamiento del cadáver del político, fallecido el 13 diciembre de 1925.

…”En la villa de Torrelodones, provincia de Madrid, a las diez horas y quince minutos del día catorce de Diciembre de mil novecientos veinte y cinco, ante D. Eulogio Oñoro Oñoro, Juez Municipal propietario y D. José Alberquilla, secretario habilitado, se procede a inscribir la defunción de D. Antonio Maura Montaner, de setenta y un años”…”falleció en este término municipal del “Canto del Pico” el día de ayer trece del corriente a las doce horas, a consecuencia de “Hemorragia cerebral”…

Siguiendo con su profesión de ganadero, recibió un premio en un concurso de explotaciones pecuarias celebrado en 1927, tal como lo recoge La Industria Pecuaria.

…”CONCURSO DE EXPLOTACIONES PECUARIAS

Se ha celebrado el Concurso convocado por la Asociación el 20 de Marzo próximo pasado para premiar las explotaciones que en las zonas próximas a Madrid se considerasen mejores en ganado, ordeño, alojamiento, manipulación y conservación de la leche, y después de haber visitado todas las que se inscribieron, y sin perjuicio de consignar más extensamente en una Memoria cuantas observaciones han sugerido las visitas efectuadas, publicamos la adjudicación de premios propuesta por el Jurado.

Un colador-filtro, con su caja de redondelas de algodón a cada uno de los Sres.…” D. Eulogio Oñoro de Torrelodones”.

Los concursantes que figuren en anterior relación pueden pasar, o enviar a persona autorizada por escrito, para recoger el premio en la Asociación de Ganaderos de cinco a ocho de la tarde, cualquier día laborable”…

Ese mismo año de 1927 nos encontramos con dos reportajes, uno referente al encajonamiento de los toros de Lidia, y el otro sobre su finca “Los Corrales”, dedicada a la explotación ganadera.
En el reportaje de La Voz, Eulogio Oñoro le comenta al periodista…”Todos los corrales, corraletas, chiqueros y burladeros del edificio están fabricados con piedra. –Seria insigne torpeza- nos dice el veterano Oñoro- construir esto con maderas o de mampostería, cuando aquí hay piedra de sobra”…”el propósito de nuestro viaje: Ver como se encajonan los toros, y como luego se transportan al ferrocarril para ser facturados con destino a la plaza donde van a ser sacrificados.”…
Después de recibir el premio del Concurso de explotaciones pecuarias, la publicación que organizaba el evento, La Industria Pecuaria, publica en el número de octubre de ese año, un amplio reportaje sobre la explotación ganadera, de ganado vacuno.

…”El ganado, producto de una esmerada selección, reúne magníficas condiciones, no escaseando nada que pueda contribuir a su buena explotación y mejora.

Un magnifico establo sirve de estancia al ganado durante la noche y días inclementes que no faltan en aquellas latitudes”…

En mayo de 1930 es elegido alcalde interino al ser el concejal de mayor edad de los presentes en Pleno de la constitución del nuevo Ayuntamiento.

…”Acta de constitución del Nuevo Ayuntamiento. en el salón Capitular de las casas consistoriales de Torrelodones siendo las doce horas del día siete de mayo de mil novecientos treinta se han reunido bajo la Presidencia del Sr. Alcalde D. Felipe B. Peláez los señores Concejales D. Gabriel Enríquez y González, D. Eulogio Oñoro Oñoro, D. Prudencio Urosa Oñoro, D. Felipe B. Peláez, D. Atanasio Velasco López, D. Vicente Santoja, D. Valentín García García y D. Salvador Cortes Texeira”…”el Alcalde cedió inmediatamente la Presidencia interina, al Concejal de más edad de todos los señores concurrentes, que resultó ser Don Eulogio Oñoro Oñoro, retirándose el Alcalde saliente”…”Posesionado el nuevo Ayuntamiento, por orden del Sr. Presidente interino; Don Eulogio Oñoro Oñoro”…

Cinco años más tarde, en 1935, fallece a la edad de 83 años en Torrelodones a consecuencia de uremia (concentración de urea en la sangre), según leemos en el acta de defunción.

…”Acta de Defunción Registro Civil de Torrelodones. En la villa de Torrelodones provincia de Madrid, a las nueve y media del día once de Marzo de mil novecientos treinta y cinco”…”se procede a inscribir la defunción de D. Eulogio Oñoro Oñoro de 83 años”…”falleció en su domicilio en el día de ayer diez del actual a las quince horas a consecuencia de uremia según resulta de certificación facultativa”…”Esta inscripción se practica en virtud de comparecencia del hijo del finado Ángel Oñoro Richard”…

Este hecho también fue recogido en numerosas publicaciones de la época, y en la revista taurina “Desde la Grada” publicaron también la noticia, pero con un pequeño error en los años que tenía cuando falleció:

…” D. Eulogio Oñoro-En uno de los primeros días de la segunda decena del mes de enero falleció a los ochenta años de edad, (en realidad eran 83 años) en su finca de Torrelodones, el que fue popular hombre de negocios taurinos, don Eulogio Oñoro. Fue uno de los elementos verdaderamente destacados de la fiesta”…

Su sepultura se encuentra en el cementerio Municipal de Torrelodones “Nuestra Señora del Rosario”. Está enterrado junto con su mujer, Cándida Richart Guijarro, que murió ocho meses más tarde, el 1 de noviembre de 1935. También está enterrado con ellos, Eugenio ¨El migas”, que fue mayoral de los Fernández Salcedo, a quien Eulogio se llevó a vivir a su finca de Torrelodones cuando estos lo jubilaron.*

Curiosidades

A finales del siglo XIX, los caminos de España —sobre todo en Sierra Morena—, estaban llenos de bandoleros que se dedicaban a asaltar a grupos de viajeros, o robaban a cualquier persona que se cruzara en su camino. Esto incluía a los ganaderos que transportaban —a pata—, a los toros por los caminos y trochas. Uno de esos bandoleros era Francisco Ríos González “El Pernales”, famoso por su crueldad. Eulogio Oñoro, para evitar que cuando se cruzaban con él en las tierras andaluzas no le asaltara, según palabras de su biznieta: “tenía que pagar una cantidad de dinero, una especie de fielato, para que le dejase pasar por los caminos que el merodeaba”…y así poder llegar con sus reses a las plazas de toros andaluzas.
En las paradas que hacían en las ventas para reponer fuerzas y comer, siempre pedía para comer «huevos duros y sin pelar». “Que ya los pelo yo”, decía a los mesoneros; porque no quería coger ninguna infección gástrica por la poca higiene que había en la manipulación de los alimentos en los mesones de esa época.*

Otro dato curioso es que uno de sus antepasados fue la madre de Manuela Malasaña, María Oñoro. Este dato está recogido del libro “Velarde 1808-1908”, escrito por José Montero y publicado en 1908. Los hechos que narra sucedieron en la guerra de Independencia contra los franceses, en 1808 …”pero merece especial mención el de un animoso anciano, llamado Juan Malasaña, que con su mujer, María Oñoro, vivía en la calle de San Andrés, número 18, cuarto segundo; posesionado este digno español de una casita que dominaba el Parque, ocupó repetidas veces una hija única de diecisiete años, llamada Manuela, en llevarle cartuchos, en cuya operación sucumbió al fin la desgraciada joven de un balazo, a pocos pasos de la puerta de su misma casa.

Júzguese cuál sería el dolor de Malasaña, que prosiguió, no obstante inalterable haciendo fuego a la vista del cadáver de su hija hasta que se le acabó la pólvora. Rasgos de esta naturaleza son superiores a todo elogio”…

Y para terminar con las curiosidades, en la guía de teléfonos de España de 1935 —el mismo año que falleció Eulogio Oñoro—, aparece el nombre de su hijo, Ángel Oñoro Richart, domiciliado en los Corrales con el número de teléfono 83.

Fernando Villaverde Martin

Documentación

  • Certificado de Bautismo de Eulogio Oñoro Oñoro. Libro 3 de bautismo (1828-1899). AH. Archidiócesis de Madrid.
  • Acta de defunción de D. Eulogio Oñoro Oñoro. Registro Civil de Torrelodones.
  • Acta de defunción de D. Antonio Maura Montaner. Registro Civil de Torrelodones.
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Riada_de_Santa_Teresa.
  • *Documentación facilitada por su biznieta Isabel Gómez Oñoro.
  • Guía de Teléfonos de Madrid año 1935.

Libros BNE

  • “Velarde 1808-1908” Autor José Montero, publicado en 1908. 34-35.
  • “Revistas Taurinas” Autor Placido Isasi publicado en 1911. Pg. 269.
  • “El toro de lidia y el arte de torear” Autor José Sánchez Gómez. Publicado 1915.Pg. 79-80.

Periódicos y revistas de la época:

Desde la Grada, El Adelanto de Salamanca, El Imparcial, El Liberal, El País, El Progreso industrial y mercantil, El Toreo, Heraldo Alavés, La Ilustración universal, La Agenda Taurina, La Industria pecuaria, La Voz, Mundo Grafico, Nuevo Mundo, Opinión de Salamanca.

Fotografías

  • Fotografías de diferentes periódicos.
  • Fotografía de la tumba de Eulogio Oñoro, en el Cementerio “Nuestra Señora del Rosario (Torrelodones) de Fernando Villaverde Martin.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimos artículos