Un trabajador fallece electrocutado en una finca de Galapagar en el límite con Torrelodones colonia

2

Un trabajador falleció electrocutado hoy en Galapagar, en el límite con la colonia de TorrelodonesEsta tarde, un trágico accidente se cobró la vida de un trabajador muy querido y conocido en una amplia zona de la colonia de Torrelodones, en su límite con Galapagar. Falleció electrocutado mientras podaba un árbol de importante altura en una casa particular, posiblemente al rozar o simplemente acercarse demasiado a los cables de alta tensión.

El fallecido, de nombre Román Tarnavskyy y origen ucraniano, realizaba tareas de jardinería y mantenimiento en la Residencia Parroquial de Mayores de la colonia, y además, trabajaba como jardinero en numerosos domicilios de los alrededores. Tanto él, como su mujer y sus tres hijos, gozaban del cariño de todos los que le conocían, por lo que el suceso ha provocado profunda consternación en mucha gente.

Los primeros en llegar al lugar del siniestro fueron Guardia Civil y Policía Local de Galapagar, pues el domicilio se encuentra en la calle Monte Nieves, entre Monte Ana y Monte Isabel, pertenecientes a ese municipio, aunque la zona es contigua a la colonia de Torrelodones. Poco después, llegaron ambulancias del SUMMA112 y Cruz Roja, y dos dotaciones de Bomberos de la Comunidad de Madrid. De todas formas, desde un primer momento resultó evidente que nada podía hacerse.

Un trabajador falleció electrocutado hoy en Galapagar, en el límite con la colonia de Torrelodones

Otro trabajador, de una empresa de gas que se encontraba en el jardín de la misma vivienda realizando una acometida de gas ciudad, fue el que dio el aviso a los servicios de emergencia al ver al fallecido suspendido del árbol y con el pantalón en llamas. Apagó el fuego, pero también le resultó evidente que nada podía hacerse.

Poco después, ya con la zona acordonada por la Guardia Civil, llegaba el matrimonio mayor propietario de la vivienda, que encontró el gran despliegue y el acordonamiento que les impedía continuar hasta su propiedad. Puestos al corriente por la Benemérita, visiblemente afectados —pues al igual que el resto de los vecinos donde trabajaba, le tenían gran cariño y consideraban persona de absoluta confianza—, facilitaron los datos requeridos tanto por la Policía Judicial como por la Inspección de Trabajo. También muy visiblemente afectada estaba la directora de la Residencia donde Román estaba empleado. Ella, al igual que otros vecinos que conocían al trabajador y su familia, se encargaron de brindar contención a la mujer (Ana), que llegó al lugar, igual que los hijos y cuñados del occiso. También se personó en el lugar D. Gabriel, párroco de San Ignacio de Loyola y titular de la Residencia Parroquial.

Escaleras y tijeras en el árbol en que estaba trabajando. Aparentemente, el trabajador quedó suspendido al otro lado del árbol.

Según los comentarios realizados “extraoficialmente” por personas que conocen de riesgos laborales presentes en el lugar, no es necesario siquiera tocar con las tijeras los cables de alta tensión, pues «un elemento metálico, a dos metros de distancia de los cables, puede hacer de “pararrayos”». Es por eso, que las podas en las proximidades de estos cables deben ser realizadas exclusivamente por personal de la compañía eléctrica, en este caso, Iberdrola.

Una vez que llegó el Juez, se procedió a bajar el cadaver que permanecía en altura (aparentemente sostenido por un arnés de seguridad), para ser trasladado a la morgue, donde se realizará la autopsia para su posterior traslado al tanatorio.

Aunque la viuda tenía intenciones de ir hacia donde se encontraba su marido, con gran profesionalidad y delicadeza, Policía de Galapagar y Guardia Civil la persuadieron para que no lo hiciera.

El árbol y los cables que originaron la tragedia (los tres cables paralelos más altos, son de alta tensión)Lamentamos profundamente este accidente, sucedido a una persona de gran prudencia al trabajar. Hace tiempo, se accidentó al caer de unas escaleras, trabajando en Madrid, por lo que extremaba las precauciones, comentó un vecino. Poco antes del suceso, que ocurrió cerca de las 15:30 horas, una vecina pudo verlo estudiando desde el exterior de la finca la situación de las ramas y los cables. El propietario de la vivienda lamentaba no haber estado, pues en otras ocasiones ya le había impedido encaramarse a las escaleras, porque consideraba que a sus años no debía subir a las alturas. Román tenía cerca de sesenta años y tenía nietos, aunque robusto y muy fuerte, según los vecinos que le conocían. Evidentemente, el querer hacer un buen trabajo motu proprio, le jugó una mala pasada.

Los vecinos están alarmados porque han visto el gran riesgo de los cables de alta tensión pasando cerca de sus casas. También acudió al lugar un vehículo de la empresa Iberdrola. Como se puede ver en las imágenes, el árbol que pretendía podar el fallecido está cruzado por una maraña de cables, de alta y media tensión, así como de teléfonos. Esta situación fue recogida por dos cadenas de televisión y otros medios que llegaron al lugar cuando ya se habían retirado los servicios de emergencias y el coche fúnebre que trasladaba al fallecido, pero aún quedaban algunos familiares.

accidente-laboral-7«Nuestro amigo y vecino Román Tarnavskyy, jardinero en el barrio y trabajador de la Residencia Sta. Mª de los Ángeles ha fallecido esta tarde por un accidente», expresaba poco después el presidente de la Asociación de Vecinos “Monte Ana” en un mensaje a sus convecinos. «La misa por su alma será mañana sábado en el Tanatorio de Galapagar a las 20:30 (Cerca del Punto Limpio)», anunció también.

Desde estas líneas, reiteramos nuestras condolencias a la familia de Román, así como a todas las personas cercanas a él y que se han visto conmocionadas por el trágico accidente.

 

 

 

Falleció electrocutado un trabajador en el límite de Galapagar y Torrelodones

 

Print Friendly, PDF & Email

2 Comentarios

  1. Estas noticias me conmocionan enormemente y debería trabajarse para que estas cosas no vuelvan a ocurrirle a nadie.

  2. Acabo de enterarme de la noticia. Me da mucha pena siempre que se produce algún accidente relacionado con la jardinería y especialmente con la poda como jardinero que soy y desde aquí le envío todo mi apoyo a la familia de este jardinero.
    Me gustaría hacer una llamada a todos aquellos que sólo ven el lado sencillo y romántico de la jardinería para que tomen consciencia de que en ocasiones la jardinería entraña un riesgo importante, sobre todo cuando se podan árboles.
    De nuevo, mis condolencias a toda la familia y amistades del fallecido.

Comenta con tu nombre o mote, como quieras...