El Ayuntamiento de Torrelodones anuncia que habrá más multas y campañas; pero “por nuestro bien”

0

policia-torrelodones-multas-aparcamientoEste lunes comienza una nueva campaña control de velocidad en Torrelodones; además se intensifica la vigilancia policial por aparcamiento indebido. Por último, una nueva “campaña en los medios” concienciará a los vecinos “incívicos” que le quitan sus plazas a las personas con discapacidad.

Dos comunicados del Ayuntamiento de Torrelodones emitidos la semana pasada, utilizando nuevamente un tono educativo y moralizador —casi paternal—; anuncian que se incrementarán las sanciones a los numerosos “incívicos” que pululan por Torrelodones. Además «en breve comenzará una campaña en los medios con el objetivo de concienciar a los vecinos de los perjuicios que se ocasiona cuando estaciona su vehículo indebidamente en una plaza de aparcamiento reservada a personas con discapacidad».

 

Controles de Velocidad

Nota-Ayuntamiento-Torrelodones-control-velocidadSegún el primer comunicado del Ayuntamiento, «cada día son más los vecinos que solicitan medidas para evitar que ciertos conductores incívicos circulen por nuestro municipio a velocidades excesivas que ponen en peligro tanto a peatones como a ciclistas y resto de conductores».

Utilizando un “aforador con radar”, el Ayuntamiento dice «haber comprobado que, efectivamente, son muchos los vehículos que no respetan los límites de velocidad», por lo que «se va a utilizar un radar móvil para solucionar un problema que pone en riesgo la integridad física de todos los vecinos».

La campaña tendrá 3 fases. En la primera se les enviará una carta a los infractores «informándoles del exceso de velocidad al que circulaba, así como de la sanción económica y los puntos detraídos, en su caso, si hubiera sido denunciado». En la segunda fase, un vehículo claramente señalizado e identificado como radar, «se colocará en zonas de mayor peligro y agentes de la Policía Local situados unos metros más adelante del mismo, procederán a parar y denunciar a los conductores infractores». En la tercera fase, el vehículo dotado de radar, «ya sin señalizar, se situará en diversos puntos del municipio, procediendo, siempre que sea posible, a la notificación inmediata de la denuncia por parte de los agentes a aquellos que circulen a velocidades excesivas».

La nueva campaña de control con el vehículo equipado con radar comenzará el 5 de junio. «Esta medida, poco popular entre aquellos que creen que el coche es el rey del espacio urbano y que han de ser ciclistas y peatones quienes se adapten al capricho de quienes piensan que las normas de tráfico y la seguridad vial “no van con ellos” es, sin embargo, una demanda de aquellos que queremos disfrutar de un entorno seguro en nuestras calles, sin estar expuestos a riesgos ni sobresaltos innecesarios», aleccionan desde el Consistorio.

 

Multas por aparcamiento indebido

Nota-Ayuntamiento-Policia-Local-PMRAl segundo comunicado municipal referido, el Ayuntamiento lo ha titulado «Policía Local, defendiendo los derechos de las Personas con Movilidad Reducida»; quizás, intentando proteger la imagen de los uniformados, que son los que en definitiva dan la cara ante los vecinos, mientras multan en cumplimiento de las órdenes del Equipo de Gobierno.

«Desde principios de abril la Policía Municipal está prestando especial atención a las plazas de aparcamiento reservadas para personas con movilidad reducida (PMR), no solo denunciando a los vehículos que aparcan sin tener autorización, sino comprobando que los que disponen de ella la usan correctamente, es decir, solo cuando llevan o recogen al titular de la misma».

«Este tema siempre ha sido prioritario para la Policía Local de Torrelodones y, de hecho, recientemente se incidió en esta cuestión en la revista municipal (número 333 de abril de 2017) y en breve comenzará una campaña en los medios con el objetivo de concienciar a los vecinos de los perjuicios que se ocasiona cuando estaciona su vehículo indebidamente en una plaza de aparcamiento reservada a personas con discapacidad», dice la nota del Ayuntamiento.

Desde el Consistorio justifican la nueva campaña educativa, pues «Se trata de sensibilizar a aquellas personas que hacen un mal uso de esas plazas de que hay otras personas que verdaderamente las necesitan», continúa la nota, afirmando que «Desgraciadamente hay demasiados casos que se dan casi a diario en nuestro pueblo».

La nota avala tal afirmación, comentando que «ayer mismo se denunciaron y retiraron dos tarjetas a personas que utilizaban las de un familiar para aparcar en las plazas reservadas sin que el titular estuviera presente».

En ambos casos estas infracciones suponen tres denuncias, comunican: Administrativa local de Torrelodones, que supone 200 € por aparcar sin autorización; Administrativa local del municipio que expide la tarjeta, que en algunos casos la sanción mínima puede ser de 3.000 €; y Penal, por uso fraudulento de documento público.

«La sanción económica puede parecer desmesurada, pero el perjuicio que con estas actuaciones incívicas realizan causan quienes disfrutan plenamente de sus capacidades físicas a quienes las padecen, es mucho mayor», explican desde el Consistorio, dando otra lección de moral y civismo a los vecinos. «De ahí que sea toda una obligación de todos los ciudadanos denunciar a la Policía Local (teléfonos 092 ó 91 856 21 21) cuando se sea testigo de una situación de uso fraudulento de tarjeta o de aparcar sin la misma en plazas reservadas a personas con movilidad reducida», añaden, profundizando en sus enseñanzas.

 

¿Se necesita otra campaña en los medios para educar a los vecinos?

basura-ayuntamiento-torrelodonesSeguramente habrá unos cuantos vecinos a quienes no les haga gracia que se gasten decenas de miles de euros de sus impuestos en campañas publicitarias para “concienciarles” de asuntos que resultan obvios; y de paso, que a nivel nacional —e internacional, si es posible—, se enteren de que en Torrelodones los vecinos no solo son “guarros”, sino que son tan “incívicos”, que se aprovechan de los discapacitados ocupando las plazas de aparcamiento reservadas para ellos.

Algunos opinamos que “los trapos sucios”, es mejor lavarlos en casa. Quizás, de ser necesario por lo alarmante de la situación que describe el Ayuntamiento; sería mejor pedir buenamente mediante una carta enviada a los 7.500 hogares de Torrelodones, que tengan en cuenta lo que está ocurriendo, y recordarles el importe de las multas. Simultáneamente, a los titulares de tarjetas de aparcamiento para PMR, se les podría enviar otra carta, recordando que solo pueden ser utilizadas por el titular, y las sanciones previstas en caso de utilizarlas sin justificación. Eso costaría bastante menos que una “campaña” de las que acostumbra el actual gobierno municipal; se podría “sensibilizar” a los vecinos, y todo quedaría en casa.

¿Será tan “incívica” la gente de Torrelodones, que incluso los que tienen familiares con movilidad reducida se aprovechan de las plazas y dejan a los discapacitados sin poder aparcar; sin empatizar con los legítimos usuarios de esas plazas, aún teniendo familiares en la misma situación?

O por el contrario, ¿será que tras dar numerosas vueltas y no encontrar aparcamiento, debido —entre otras causas— a la eliminación de plazas tras las recientes actuaciones urbanísticas, algunos llegan incluso —aún a su pesar— a decidir parar en una plaza reservada para discapacitados y arriesgarse a la sanción? 

Aunque podríamos ir más atrás, recordamos recientes campañas como las de los “Zampabolsas”, “El guarro del barrio”, la de la caca gigante, o la que llenó de basura la fachada del Ayuntamiento. Por cierto, esta última que iba a durar un mes, fue retirada por el propio Ayuntamiento 15 días antes de lo previsto. Al parecer, en su afán de enseñar a los vecinos a cumplir la normativa, el propio Ayuntamiento se saltó unos cuantos preceptos legales. Así se lo recordó el sindicato CCOO al concejal de Personal, cuando mediante un escrito puso de manifiesto la situación de insalubridad y los riesgos a que se exponían los trabajadores municipales en caso de tener que evacuar el edificio ante una emergencia, debido a la basura que cubría las ventanas.

En nuestra opinión, si se hubiesen ahorrado unas cuantas decenas de miles de euros gastados en campañas como las mencionadas que —útiles o no— desprestigian a los ciudadanos de Torrelodones, se podría haber empleado ese dinero para construir un aparcamiento o para alquilar más solares donde aparcar.

El titular del Ayuntamiento queda muy bien: «Policía Local, defendiendo los derechos de las Personas con Movilidad Reducida». Pero… surge la pregunta, ¿los derechos de quién defienden cuando —cumpliendo órdenes— multan, por ejemplo, a los que ante la imposibilidad de encontrar un sitio adecuado, aparcan sin interferir a nadie frente al Campo Municipal de Fútbol, quizás para recoger a su hijo o hija?

Como el chiste aquel de la anciana a la que no cedían el sitio en el autobús y dijo en voz alta “parece que aquí faltan caballeros”, y desde el fondo le contestaron: “No señora, lo que faltan son asientos”; en Torrelodones no faltan ciudadanos “cívicos”; lo que faltan son plazas de aparcamiento.

Comenta con tu nombre o mote, como quieras...