Falleció Elías Romano Marcos, maestro de Torrelodones

16

Elías Romano MarcosFalleció Elías Romano Marcos, quien fuera maestro durante 26 años en Torrelodones, hasta su jubilación en 1996, en el C.P. Los Ángeles. Licenciado en Arte Dramático (RESAD), fue un incansable promotor de iniciativas culturales. Hemos tenido conocimiento de su pérdida, a través de su amigo Rubén Díaz, que escribió las sentidas palabras que transcribimos a continuación. Aprovechamos para manifestar a sus familiares y amigos, nuestras más sinceras condolencias.

«Hoy he perdido un amigo y Torrelodones pierde mucho mas. Se ha ido el Maestro Elías Romano Marcos. Sin hacer ruido, sin estridencias, como vivió. Nació en Escobar de Polendos (Segovia) y vivió entregado a la educación de muchas generaciones.

En Torrelodones ejerció su profesión durante 26 años jubilándose en el CEIP Los Ángeles en 1996 . Su incansable actividad cultural le llevó a participar en concursos de pintura y dar recitales poéticos allí donde se le reclamaba.

Con su inagotable capacidad de trabajo y entrega a los demás participó y colaboró con la Agrupación de Ciudadanos de Torrelodones Por Una Alternativa (AcTÚa) desde su fundación.

Descansa en paz amigo, marino, pirata, poeta… que yo me quedo con tu voz en este poema de Celaya que recitabas hoy con más sentido que nunca:

Educar es lo mismo
que poner motor a una barca…
hay que medir, pesar, equilibrar…
…y poner todo en marcha.

Para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia
concentrada.

Pero es consolador soñar
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño
irá muy lejos por el agua.

Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia los puertos distantes,
hacia islas lejanas.

Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera
enarbolada»

(Texto de Rubén Díaz y poema de Gabriel Celaya)

16 Comentarios

  1. En nuestro primer reencuentro de antiguos alumnos, cuando hizo 25 años que salimos del C.P. Los Ángeles, hicimos un pequeño homenaje a Don Elías. Y recuerdo que, tras emocionarse al recibir una foto con una pequeña placa en la que reconocíamos sus méritos como gran maestro, nos recitó este poema. Fue un momento de gran emoción para todos, recitaba de una forma increible, era un maestro de vocación y devoción. Yo puedo decir que además fue vecino y amigo. Y que, si aún me resisto y sigo poniendo interrogaciones al principio y final de las oraciones, puntuando al final y preocupándome por no fallar en los acentos aún en los mensajes de whatsapp, es gracias a mi querido Don Elías.

  2. Cuanto lo siento, Elías, te has ido después de luchar cómo un jabato, en este duro camino que en esta vida nos ha tocado pelear, yo siempre que te veía, te preguntaba, sabiendo lo que estabas pasando, me dijiste que cuando mejoraras te ibas a pasar por la sede de la A.E.C.C hemos abierto en Torre, …..no pudo ser, te agravaste y al final te has marchado. Menos mal que en estos últimos momentos, pudiste disfrutar creo, del mejor regalo que puede tener una persona….TU NIETA, veía la cara de satisfacción, cuando ella te reconocía. Aparte de todo, estuviste acompañado por una maravillosa familia, a Sandra, la encontré en el hospital, el lunes, cuando ya todo era irremediable, …no dejé de pensar en tí, y dedique unos momentos, para desearte, que todo fuera rápido.
    También durante la niñez de mis hijos, en el colegio, siempre me recibiste con el cariño que dedicabas a todos los padres de tus alumnos.
    Un beso para tu mujer e hijos, y ahora les toca aprender a vivir sin tí, Descansa en Paz, un abrazo grande a todos
    Mila Martín Zambrano, Presidenta de la A.E.C.C. en Torrelodones

  3. Elías era un Señor extraordinario. Por edad no fué mi maestro en el colegio (sí de mi hermano pequeño)pero sí lo fué en muchos otros ámbitos:dirigiéndome en el laureado grupo de teatro local LA MUECA (1987); recitando como no he visto igual en el colectivo cultural ALABLA (1990), actuando en el local ARTEINGENIO que llevaban sus hijos (2012) y como AMIGO y ejemplo en todos estos años.Inteligente, sereno, socarrón… qué bien sentaban tus “palobrotas” dichas con esa sonrisa cariñosa que tenías para cada uno.
    Descansa en paz.
    Un besazo para su mujer, Paloma y sus dos hijos.

  4. Recuerdo tu voz, grave, de poeta austral.. de hombre sabedor, de incansable soñador..

    Recuerdo tus capones, el susto que me dabas cuando te acercabas y me decías: “Julián! 5 x 6!!!”… Sabía que no responder bien era el preludio de un doloroso tirón de “patillas”… jaja

    No solo eso… fuiste el primer hombre que vi llorar de emoción cuando te jubilaste y nos agradeciste ser tus alumnos, también escucharte recitar a Cervantes o Lope De Vega con tu voz de pecho abierto.

    Descansa maestro, gracias por ser mi tutor y el de mis amigos durante tantos años en primaria, por ser mi padre en la escuela y darme la seguridad que tanto necesitaba.

    Gracias por los capones y por enseñarme a escribir con elegancia y limpieza. Por enseñarme a tratar las palabras como su fuesen oro en polvo.

    ¡Viste que sigo escribiendo igual! jaja desordenado y alocado, sin leer lo que plasmo! y pasando mil faltas por encima.

    Recuerdo que me decías “Julián tu escribes como su abrieras un cofre y las palabras salieran expulsadas! Tienes que aprender a cuidarlas! ”

    Luego me suspendías por mi errores en ortografía y caligrafía. Es curioso, pero eres el único profesor cuyos suspensos o reprimendas sentía desde un amor puro.

    Recuerdo también que al final siempre me aprobabas y me sonreías al hacerlo, como sabiendo que mi camino en la vida iba a estar relacionado con la poesía y la palabra. Para verano, le decías a mi papa, filólogo y médico, que vigilase mis signos de puntuación y que escribiese mucho en los cuadernillos de deberes, y que nunca dejase de escribir.

    Te recordaré profundamente maestro.

    Gracias Elías.

    Buen viaje.

    • Cuando recuerdo el cole te recuerdo a ti Elías y a todos nosotros, los de C contigo.
      Yo, como Julián, también recuerdo esa primera hora de cálculo mental así como miles de frases que repetías una y otra vez para meternos caña como “Viajáis como maletas!!” acompañadas de algún que otro taco. Tu forma de leer los textos llegaba bien adentro y eso que éramos unos canijos!! Pero quiero resaltar especialmente un día, el día en el que en el recreo estábamos toda la clase menos una compañera muy tímida subidos a una roca. Para nosotros esa roca era “muy peligrosa” y tu fuiste a buscar a la niña tímida para que estuviésemos todos los de clase ahí arriba.Tu no la dejaste renunciar y entre todos conseguimos que subiese. Eras profe y amigo, dentro y fuera de clase. Tu has marcado mi niñez y parte de mí te la debo a ti… has sido un verdadero regalo en mi vida Elías.

  5. Pues yo también me quiero unir a estas memorias de niñez. Son unos recuerdos maravillosos, no sólo por el cariño y estima que te tengo y que me hace sonreir al pensar en ti, sino por el grupo que fuimos contigo. Esa clase C de caras que me vienen a la memoria a pesar de los años pasados… esas caras que sentían un profunda admiración y respeto por su maestro. Pero sobretodo era el orgullo de tener al mejor, el orgullo de ser de C con Elías. Nos enseñaste la historia, fauna y flora de Torelodones, las tablas de multiplicar, las fichas del vocabulario, a sentirnos artistas en “plástica”, …Gracias de todo corazón.

    Y de todas las caras me viene una muy especial. Juan Manuel, una pieza maestra de este grupo. Un abrazo fuerte amigo. Un abrazo para todos los compañeros que hoy tenemos el privilegio de tener en nuestras memorias a Elías, que tenemos prendidas nuestro corazón sus enseñanzas

  6. Te voy a recordar con mucho amor, mi querido Elías. Mi hijo con tu nombre me dice todos los días que eres muy importante para mí y para Nino. Que llenaste mi vida de cosas interesantes y de mucha ilusión.
    Que tu energía llene otras vidas, otros campos y todo el universo.
    Muah!!!

  7. Me sumo aquí a este pequeño homenaje a una de las personas más importantes de mi vida, admirado Elías, persona maravillosa, que ha marcado a tantas personas que tuvimos la suerte de ser sus alumnos. Siempre cerca de mi y de mi familia repartiendo amor y humor, desprendiendo alegría y libertad. En mi cabeza resuena su potente voz y su recuerdo siempre me acompañará como creo que acompañará tanta buena gente que tuvimos la suerte de cruzarnos con él en una edad tan especial.
    Un beso muy fuerte a Paloma, Sandra y Juan Manuel todo mi cariño y amor para estos días tan jodidos.

  8. Elias y Paloma, Paloma y Elias… esa asombrosa y maravillosa pareja. Cuanto amor y ternura habeis compartido y entregado a todo aquel que se ha acercado a vosotros. Ahora que, Elias, ya no te vemos, estoy seguro de que toda persona que de verdad se acerque a Paloma, a poco que se fije vera que tu sigues a su lado o, quizas, detras de ella, como quien no quiere la cosa. Porque tu, Elias, como el niño grande que has sido a traves del cual nos mostrabas el rostro de la persona que soñamos ser, seguiras en lo tuyo: la humildad, el acompañamiento amoroso, la tertulia con enjundia, el asombro!… Nos has acercado a los lugares mas sublimes y, sin saberlo ni proponertelo, nos has mostrado el rostro del Dios en que algunos creemos. Elias, espero encontrarte mas pronto que tarde, por la tierra, por el mar, por los caminos?

  9. Este viernes a las 20h se celebra el funeral de Elías, en la iglesia de S. Ignacio de Loyola.
    Como había donado su cuerpo, no hubo entierro ni incineración y por tanto es el primer acto en el que nos podemos encontar para recordar al Maestro y amigo.
    Nos vemos

  10. “En Torrelodones, de algún modo su pueblo y el mío, se me ha muerto como del rayo Elias Romano, con quien tanto quería”

    Así empezaría la Elegía de Miguel Hernández si le hubiera conocido y así la empiezo yo:

    Yo quiero ser llorando el hortelano
    de la tierra que ocupas y estercolas
    Compañero del alma, tan temprano.

    Alimentando lluvias, caracolas
    Y órganos mi dolor sin instrumento,
    a las desalentadas amapolas

    Daré tu corazón por alimento.
    Tanto dolor se agrupa en mi costado,
    que por doler me duele hasta el aliento

    Un manotazo duro, un golpe helado,
    un hachazo invisible y homicida,
    un empujón brutal te ha derribado.

    No hay extensión más grande que mi herida,
    Lloro mi desventura y sus conjuntos
    y siento más tu muerte que mi vida.
    ….
    ..

    Elías me la regaló con su voz cuando cumplí 50 años y cuando terminó de recitar, las lágrimas suyas como las nuestras, casi se desbordan del corazón encogido.

    Así me siento ahora, querido amigo,
    “A las aladas almas de las rosas
    del almendro de nata te requiero,
    que tenemos que hablar de muchas cosas,
    Compañero del alma, compañero”

  11. 28 de mayo de 2014
    Querido Elías:

    Veinticuatro años han pasado desde que nos diste clase por primera y te recuerdo como el primer día. Tu voz fuerte tan característica y la fuerza de tus palabras, tu sonrisa, ese cariño que desprendes…las clases contigo eran maravillosas.
    Contigo aprendimos a hacer muchísimas cosas de las que a día de hoy, aún recuerdo y casi uso a diario. Nos enseñaste a ser conscientes de nuestras muletillas cuando hablábamos en clase. Eso provocaba muchas risas entre nosotros porque cada uno teníamos una diferente. Nos enseñabas de todo; matemáticas, naturaleza, dibujo, nos hablabas hasta del teatro… era imposible aburrirse en tus clases. Muchas veces nos llevabas de excursión al campo y nos enseñabas el nombre de las plantas y flores. Esa era la manera que tenías de acercarnos la realidad a la escuela.
    Siempre te recordaré con mucho cariño y respeto.
    Gracias por tu forma de explicar y de entender la educación. Gracias por tu interés y dedicación. Gracias por ser mi maestro y pedagogo.

    Marta Portero

  12. Me alegra infinitamente reencontrar después de tantos años y a través de tí, la voz de algunos alumnos que, antes de ser tuyos, lo fueron míos, Elías. Un fuerte abrazo para Julián, y para Marta, y para Ana Úrbez (tu hermana Mónica) quién sé que ya es una feliz mamá.

  13. Desde Higuera la Real (Badajoz), recordando a Elías Romano Marcos.
    Hace 53 años Elías fue alguien importante en nuestras vidas. Fue compañero y,sobre todo, amigo. Amigo que, a pesar de la distancia que nos ha separado, siempre ha estado en nuestros recuerdos.
    Junto con Elías llegué hasta aquí, acompañado por dos compañeros más, Mariano y Donato. Veníamos a algo desconocido para nosotros pero llenos de ilusiones y proyectos. Tú, pasado un tiempo, te marchaste buscando nuevos horizontes; más tarde se fueron Mariano y Donato. Yo encontré aquí a mi mujer, también tu amiga y compañera (esa fue la última vez que te vimos, en nuestra boda) y aquí he formado mi familia, mis tres hijos y mi nieta.
    Hoy, al enterarnos de tu fallecimiento, volvemos a estar contigo, tan cerca de ti, como si no hubiera pasado el tiempo que nos ha separado.

    Leyendo sobre tu vida en Torrelodones, ninguna de las cualidades que te atribuyen nos extrañan, porque te conocíamos bien y ese eras tú, Elías. Todo lo que dicen te lo mereces.
    A tu mujer Paloma y a tus hijos (con los que hoy más que nunca nos pesa no habernos reunido todos alguna vez para conocernos) le mandamos nuestro sincero dolor y decirles que estarás siempre con nosotros.

  14. A mi inolvidable profesor D. Elías: Recuerdos mil tengo, como mil capones me dio y alguna lagrima y con razón y con todo eso le queríamos todos, nos protegía, nos cuidaba y cuando después de dar incluso la clase de Francés y salir más de uno y una con las manos calentitas de los reglazos, al final salíamos cantando y riendo….Mi barba tiene tres pelos, tres pelos tiene mi barba; pero hay amigo cuando terminamos de cantar y la clase de Francés, nos decía…. saquen el libro de Ciencias Sociales y no pestañeaban ni las moscas, nos sacaba a la pizarra y…..¡¡GRANDE D.ELIAS!!
    Gracias por enseñarnos, educarnos, querernos, y sobre todo a ser buenas personas…Descansa en paz.
    Pedro Martín

  15. Sin duda uno de los profesores que más marcaron mi infancia, una gran pérdida.
    Me llevé capones y tirones de oreja como el que más, alguna tiza e incluso un borrador… pero también me llevé la pasión por la lectura, por el teatro, y los buenos recuerdos de un profesor estricto y cariñoso que supo ganarse a todos sus alumnos sin renunciar a su objetivo: que saliéramos menos salvajes que como habíamos entrado y que aprendiéramos a pensar por nosotros mismos.
    Estés donde estés, Gracias.

Comments are closed.