Drogas: Consejos para los padres y educadores

0

Demostración Unidad Canina de la Policía de TorrelodonesHay niños de sólo 13 años que consumen estupefacientes en Torrelodones. La Unidad Canina de la Policía de Torrelodones aconseja a los padres sobre cómo actuar ante la sospecha de que su hijo consume drogas, y se pone a su disposición para orientarles. Al margen de las acciones que se están llevando a cabo desde las instituciones para luchar contra las drogas, es muy importante la “colaboración ciudadana”.

La nota que publicamos hoy, debíamos haberla publicado hace ya más de un año. Diversas circunstancias han hecho que nos demorásemos, y pedimos disculpas por ello. De todas maneras, no ha perdido actualidad, especialmente en lo que hace a los consejos, y esperamos que la información sea de utilidad para los lectores que tengan niños o jóvenes a su cargo.

Hace tiempo tomamos la decisión de echar luz sobre este tema que ha venido siendo “tabú”. Para ello, solicitamos la colaboración de los que conocen de cerca el problema de la droga en Torrelodones y que buscan remediarlo. Con esa finalidad, pedimos a la Concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Torrelodones que nos autorizara a entrevistar a la Unidad Canina de la Policía Local, y así lo hizo el Concejal, Gonzalo Santamaría.

Nos alegra constatar que desde que realizamos la entrevista que van a leer, a esta parte, se han intensificado los controles y ha habido actuaciones para disminuir el problema. Pero desde luego, hay todavía mucho por hacer.

Este asunto es muy serio como para perder tiempo buscando responsables de la situación. La droga no es un problema que haya surgido de la noche a la mañana, ni es responsabilidad exclusiva de uno o varios grupos políticos o de alguna institución en particular. Es un problema que afecta a sociedad en su conjunto y a todos nos compete ponerle solución: familias, centros educativos, grupos políticos, gobiernos e instituciones.

 

Entrevista a la Unidad Canina

Cuatro jóvenes pero experimentados policías —dos hombres y dos mujeres— nos recibieron en las soleadas dependencias de la Policía Local en la zona de “Los Bomberos”. Muy amablemente nos dedicaron todo el tiempo que necesitamos para exponerles nuestra inquietud y conocer su punto de vista. Nos alivió comprobar que compartían nuestra misma preocupación y ver la gran disposición que tienen para hacer todo lo que esté en sus manos para luchar contra la lacra que atenta contra nuestros niños y jóvenes.

Torrelodones.info: Sabemos de casos de chicos y chicas de Torrelodones, algunos de sólo quince años, que están en “Proyecto Hombre” o en la “Comunidad de Cenáculo” para intentar remediar su adicción a las drogas ¿Qué opináis?

Unidad Canina: Los padres suelen ser los últimos en enterarse de que sus hijos consumen drogas. A veces, les cuesta mucho aceptarlo.

¿Cuántos sois los miembros de la Unidad Canina?
Se miran y nos dicen: “nos gustaría ser más”. Pero hoy estamos los que estamos. Se está preparando un perro para aumentar la dotación. En pocos meses más estará preparado.

¿Qué estáis haciendo? ¿Podéis acabar con la droga en Torrelodones?
Estamos trabajando lo que podemos. Se pueden hacer muchas más cosas. Colegios, cierre de locales, presencia policial con el perro, etc. Es complicado, los que la suministran, van de un lado a otro.

«Ojalá que pudiéramos acabar. Antes trabajaba en otro municipio de Madrid. Éramos 400 agentes y 20 guías caninos. Allí se pasaba mucha droga especialmente en los bares. Se metió mucha presión y conseguimos que se fueran. No terminamos con la droga, pero conseguimos que se fueran de ese municipio», comentó el responsable de la Unidad.

¿Hay sitios donde sepáis que se pasa la droga?
Hay algún punto en el que sabemos que se está pasado. Pero los que la suministran van de un lugar a otro. Lo que estamos haciendo ahora fundamentalmente es vigilancia en parques y búsqueda en personas. Los perros localizan la droga escondida en los parques, hacemos algunos controles en vehículos y también en personas. Colaboramos alguna vez con Guardia Civil, que nos ha requerido para pasar los perros. Vamos al cliente, para que el cliente no venga a “pillar” aquí. Eso les cabrea mucho a los vendedores. Intentamos evitar el menudeo en la calle, que es lo que perjudica y hace entrar a los menores. El trabajo de la Policía Local es dificultar que se pase en la vía pública. También intentamos que no entre droga al municipio, si en un coche detectamos droga, lo que sea, ya no se distribuirá aquí.

¿En las puertas de los colegios sabemos que se vende droga?
Ahora mismo se está haciendo la vigilancia en las entradas y salidas de los colegios, pero con la unidad canina todavía no hemos hecho nada.

Torrelodones.info: Nosotros sabemos que hay niños que suministran a sus compañeros.

¿De dónde viene la droga?
Hay sustancias que no vienen de fuera, no hace falta que la compren fuera, que se produce aquí. Pillamos una plantación de marihuana gracias a la colaboración ciudadana. En una parcela que estaba vacía nos avisaron que había unas plantas sospechosas en maceta, y efectivamente, eran de marihuana. Estaban preparando el terreno para plantar más.

En este punto, los policías nos comentaron procedimientos que tienen los delincuentes para intentar engañar a los guías y sus perros, y a pedido de la Unidad, no los revelaremos para evitar que otros los aprendan. «Son muy listos», comentan.

¿Sabéis quiénes son los camellos?
Algunos sí.

¿Se está notando vuestro trabajo?
Cuando empezamos con la Unidad Canina, en las intervenciones levantábamos muchas actas al día para un pueblo tan pequeño y encontrábamos cantidades importantes en cada intervención, ahora, como saben que estamos, mueven cantidades más pequeñas.

¿Qué medidas se pueden tomar para evitar que los jóvenes se droguen?
Habría que tomar medidas en dos etapas diferenciadas, por un lado, se puede actuar preventivamente en la etapa en que los menores que no han empezado a consumir. Por ejemplo, con charlas de agentes tutores en los colegios. Es importante que los niños conozcan la droga. El problema es que muchos piensan que no es malo. Que sepan lo que es, conozcan los efectos y lo perjudicial que es. Esto habría que hacerlo cuanto antes.  Estas medidas cada vez tienen que ser antes, ahora habría que hacerlas ya con 12 años, porque cada vez empiezan antes.

Luego pasas a otra etapa donde las charlas ya no son efectivas, cuando ya están consumiendo habitualmente, lo que tenemos que hacer es evitar el consumo en la vía pública. Cuando coges a un chaval, llamas a sus padres y al mes, le vuelves a pillar consumiendo, ahí ya estamos en otra etapa. Si una persona sigue consumiendo, lo que debemos es dificultarle el acceso a la droga.

Nosotros creemos que cuando el chaval es consumidor habitual, hay que actuar evitando que tengan acceso, que les sea difícil que venga otro chaval y les pase droga, y evitar que puedan consumir en la calle.

Tienen que ser medidas compatibles, tienen que estar unidas. Si tu evitas el consumo y el menudeo en la calle, y detrás hay gente que está haciéndoles ver y metiéndoles en la cabeza que es algo malo…

A lo mejor nosotros podríamos colaborar con los agentes tutores, por ejemplo hacer una exhibición con los perros y que eso los motive para escuchar las charlas de los agentes tutores. Son también importantes las alternativas de ocio para los menores.

¿Eso lo podríais montar vosotros?
Se está intentando también, se está empezando a hacer un plan municipal antidroga, a través de la Concejalía. A los padres también habría que orientarles sobre cómo actuar.

¿A que edad comienzan a consumir los jóvenes?
Hemos cogido chavales con 13 años. De 15 muchísimos. Hace poco nos avisaron que había tres chavales fumando, vas con el coche y les ves cara de niño, y piensas ¿cómo van a estar fumando? Pasamos el perro y encuentra la droga, así que llamamos a los padres. Tres chavales con 13 años ¡y cada uno tenía una china!
Da pena cuando son pequeños, ven al padre y les entra miedo. Hablas con ellos y ves que es un niño todavía, algunos se ponen a llorar…

¿Y los padres qué dicen?
La reacción de los padres es muy curiosa y diferente. Uno de ellos no sabía nada, no lo podía creer, y personalmente nunca había visto la droga. Otra lo sabía claramente porque también consumía.
Casi siempre, cuando cogemos un menor consumiendo, hacemos venir a sus padres. Más que nada para ayudarles. «A mi me gustaría saber si mi hija está haciendo algo que no debe», añade el jefe de la Unidad Canina.
En general, los padres son los últimos en enterarse. Pero muchos lo saben o sospechan, y como consideran que es una vergüenza, no se atreven a decirlo.

¿Cómo te puedes dar cuenta si tu hijo consume?
El “narcotest” es lo más efectivo, vale 10 euros y lo venden en las farmacias. Eso lo deberían hacer los padres que sospechan que su hijo consume porque detectan síntomas. Por ejemplo, si llega a casa con los ojos rojos, empiezan a mover más dinero de lo que les dan (eso porque en algún caso venden bolsitas de marihuana), tiene problemas en el colegio, falta de atención, lo notas ausente…

Cogimos a un chaval que aseguraba que no había fumado, por lo que propusimos a sus padres hacerle un narcotest, y el niño contestó: “si a mi vas a violarme la intimidad, a mi no me hace nadie un narcotest”. Hay hijos que mandan más que los padres.

Una idea para utilizar el narcotest que  surgió durante la charla, es premiar al que no consuma. Por ejemplo, dejarlo salir hasta más tarde, cambiarle la moto, regalarle algo…

El que tenga cualquier duda, que se ponga en contacto con nosotros. Si un padre tiene un problema con un chaval, la Unidad Canina le ayudará en lo que pueda. Intentaremos orientarles, aconsejarles, apoyarles. Pueden ponerse en contacto con nosotros o con los agentes tutores.

¿Que drogas hay en Torrelodones?
Muchísima marihuana, hachís y cocaína. Esta última la utilizan más los adultos, pues es mucho más cara. A un chaval fumando un “canuto” en la calle, lo ves, porque es más fácil verlo, pero al que se mete una raya en el baño de un bar, no es tan fácil detectarlo. Los mismos chavales nos dicen “por qué no vais a por los que consumen cocaína”. Con la droga pasa como con el alcohol, la vas tolerando cada vez más. Empiezas con el hachís, y vas avanzando más.
El problema es que es muy barato. Una barrita de 10 euros de hachís da para hacer muchos porros.

¿Cuál es el perfil del consumidor?
El de marihuana y hachís, es un chaval joven, de entre 15 y 25 años, que anda por los parques, hacen botellones, por lo general con problemas en los estudios (aunque esto nos es siempre así… hay casos en que son muy inteligentes y consumen y no se nota al principio en su rendimiento). No suelen ser deportistas, aunque alguno juegue de vez en cuando.

Los que hacen deporte en serio, no suelen consumir. Los que compiten, o están en equipos federados… Muchas veces hemos encontrado grupos de chicos donde algunos están consumiendo, mezclados con otros que no. “No, yo no consumo. Yo juego al fútbol”, te dice alguno y está con su bolsa de deporte. Y efectivamente, esos no consumen.
La cocaína, como hemos dicho, la consumen los adultos.

¿En los botellones habitualmente encontráis droga?
Sí. Un botellón un martes con jóvenes de 15 ó 16 años, borrachos en un parque. Ahí hay droga.

¿Qué sanciones hay para el consumo?
La primera vez no tienen que pagar, por consumo o tenencia, se puede sustituir por un curso. Cuando reinciden, sí, ya van de 300 euros la leve, la grave pueden ser 1500, dependiendo también de la cantidad. Esto lo determina la Delegación del Gobierno.

¿Cómo se puede colaborar con vosotros para ayudar a terminar con este problema?
La colaboración ciudadana es importantísima. Lo mejor es que cuando los vecinos vean algo nos llamen al teléfono 918562121. Es importante destacar que las llamadas son anónimas. Nadie va a saber cuál es el origen de la información. Aunque nosotros veamos el número desde el que llaman, si la persona no quiere que se conozca su identidad, nosotros la mantenemos oculta.

En este punto, nos relatan una anécdota graciosa: Tuvimos un aviso en Los Robles, nos llamaba un vecino que oía a una persona gritar “ayudarme, salvarme, por favor ayudarme!”. Eran las fiestas, y se presentaron “Los Lobos” una unidad de la Guardia Civil armados hasta los dientes… tres patrullas de los lobos, Guardia Civil y nosotros. Resulta que era un abuelo, jugando con su nieto, y el nieto lo había atado. “Por favor, perdonarme”, les decía el abuelo, alucinado cuando vio el despliegue.

¿Tenemos estadísticas del consumo de drogas en Torrelodones?
Dan vueltas. Es claro que no quieren comprometer cifras. Nos hablan de porcentajes a nivel nacional. Pero nos quedamos con la sensación de que no quieren crear alarma… «Digamos que para un pueblo pequeño como este, hay mucha», terminan diciendo ante nuestra insistencia.

«Nuestra satisfacción sería salir al parque y nunca encontrar droga», nos decían al finalizar la entrevista.

 

En aquella oportunidad, hace más de un año, nos fuimos del Edificio de Seguridad con serias dudas de cómo plantear esta situación a la opinión pública, y con la convicción de que el problema era preocupante y prioritario. Sabemos que desde entonces se han estado haciendo cosas para intentar paliarlo. Ha habido charlas en colegios, programas de ocio juvenil, y desde la Unidad Canina han intensificado su actividad y conseguido detener varios “camellos”. Aún así, en este asunto, todos los esfuerzos nos parecerán escasos hasta que no sea erradicado el problema por completo.

Esperamos que la información ayude a tomar conciencia entre los padres y educadores que aún no la tuviesen, de la necesidad de estar “ojo avizor”, y esperamos también, que no se utilice como “arma arrojadiza” contra partidos o instituciones, sino que sirva de “acicate” para incrementar los esfuerzos de todos los que en mayor o menor medida podemos contribuir a minimizar el flagelo de las drogas en nuestra juventud.

Print Friendly, PDF & Email

Comenta con tu nombre o mote, como quieras...