Javier, junto a algunos de los bolsos de Passerelle