D. Miguel Antonio: Torrelodones es un pueblo solidario

1

D. Miguel Antonio Ruiz Ontañón, Párroco de la Asunción de Ntra. Sra. en el despacho parroquial.Entrevista a D. Miguel Antonio, Párroco de La Asunción, de Torrelodones.

 

El próximo sábado 15 de diciembre a las 18 horas, en el Teatro Bulevar de la Casa de Cultura de Torrelodones, habrá un magnífico espectáculo musical a beneficio de Cáritas de la Parroquia Asunción de Nuestra Señora. Ese día, el coro de voces blancas “Mansil Nahar”, de Manzanares (Ciudad Real), deslumbrará a todos con sus jóvenes y privilegiadas voces. Por toda entrada, piden un simbólico donativo de 3 euros para la institución benéfica de nuestro pueblo.

 

Con esa excusa, entrevistamos a D. Miguel Antonio Ruiz Ontañón, Párroco de la Asunción, y le pedimos que nos hablara de la actividad de Cáritas Parroquial en Torrelodones. Tras charlar un buen rato sobre generalidades, que nos demostraron la preocupación del Párroco por la situación de todos y cada uno de los vecinos, entramos en tema.

 

¿Se ha notado en los últimos meses una mayor demanda de ayuda en Torrelodones?, le preguntamos.

D. Miguel Antonio sonrie y nos dice: “Ya sabéis la respuesta, pero imagino que queréis que os lo cuente yo”. Es verdad que intuimos que la crisis habrá disparado los pedidos de ayuda a Cáritas de Torrelodones. Y D. Miguel Antonio corrobora nuestra intuición al decirnos: “Antes, con una operación kilo al año, teníamos suficiente. Ahora, gastamos un contenedor por semana”. Contendor le llama a un gran cubo, ubicado en la puerta de la Parroquia, en el que los que pueden colaborar, introducen alimentos no perecederos. Se suele llenar por encima de la mitad cada semana, pero la comida vuela. “El excedente que teníamos lo dábamos a una parroquia de Vallecas, ahora es imposible”.

 

¿Cuál es el perfil del vecino que pide ayuda a Cáritas?

La mayoría de las personas que vienen continúan siendo inmigrantes, que no tienen el soporte de sus familias, como pueden tenerlo muchos españoles. Pero cada vez hay más españoles que se acercan. Hay gente de clase media-alta, que se han quedado los dos en paro, nos cuenta D. Miguel Antonio. También hay gente que está pasando una muy mala situación, pero les da reparo venir directamente a pedir ayuda. “Amigos o conocidos vienen y nos dicen tal familia o tal persona está muy mal, y siempre les decimos que vengan ellos mismos a contarnos su situación”.

“Hay personas a las que les han disminuido sus ingresos, y se encuentran en grandes apuros porque no saben priorizar sus gastos. No saben gastar, porque no están acostumbrados a las restricciones. A ellos les ayudamos a determinar cuáles son los gastos superfluos que pueden eliminar”, comenta D. Miguel Antonio.

Encontrarse de pronto y por primera vez en apuros económicos, puede colocar a las personas en una situación de angustia y de estrés, que no les permite buscar con calma la solución. Esto no lo ha dicho D. Miguel Antonio, pero sabemos que es así. Seguramente, en estos casos, el apoyo emocional y los consejos de Cáritas, sean tan importantes como la ayuda económica.

“Lo que más nos demandan es trabajo”, comenta D. Miguel Antonio. “Teníamos una bolsa de Servicio Doméstico, pero ahora no se contrata a nadie”, añade.

“Trabajamos en muy estrecha colaboración con los Servicios Sociales de la Mancomunidad THAM, y tenemos la suerte de que funcionan muy bien”, asegura el Párroco. “Los Servicios Sociales son los que evalúan la situación de la gente que necesita ayuda, ven las necesidades y qué pueden aportar ellos y qué Cáritas”. Pero la obtención de las ayudas por parte de los Servicios Sociales es más lenta, porque requieren una tramitación previa. Desde Servicios Sociales suelen derivar a Cáritas los casos que consideran que requieren ayuda inmediata. Por ejemplo, nos hemos enterado de Cáritas ayudó costeando el alojamiento inicial a familias desahuciadas en el municipio.

Cáritas puede ayudar con dinero pero en aquellos casos que no están “cronificados”, comenta D. Miguel Antonio. “Podemos ayudar con un mes del alquiler o de hipoteca a una familia para que no pierda su vivienda, pero no podríamos pagar todos los meses el alquiler de nadie, porque nos quedaríamos inmediatamente sin recursos”, ejemplifica el Párroco.

Unas diez personas voluntarias colaboran habitualmente en Cáritas Parroquial, y son ellos los encargados de entrevistar a la gente que llega pidiendo ayuda. “Hay días en que están todas las salas ocupadas entrevistando gente”, comenta D. Miguel Antonio.

 

¿Cómo se financia Cáritas?, preguntamos.

“Hay mucha gente solidaria. Torrelodones es un pueblo solidario y en los momentos más difíciles la gente de aquí siempre ha respondido con generosidad”, dice D. Miguel Antonio.

 

Seguramente irá mucha gente al concierto a beneficio de Cáritas que se está preparando, pero ¿de qué forma podría colaborar cualquier vecino que quiera y pueda ayudar a Cáritas de la Parroquia?  “La forma más sencilla es con alimentos o dinero”, nos dice el Párroco.

Las entradas para el Festival benéfico están a la venta en la Parroquia, y la gente está respondiendo.  De hecho, las entradas “están casi ya vendidas”, nos asegura D. Miguel Antonio.

 

¿Nos podría dar un número de cuenta o indicarnos a dónde podría enviar dinero cualquier persona que quiera colaborar? Quizás algún vecino solidario esté actualmente en buena situación o la tenga –por qué no- después del Sorteo de la Lotería de Navidad, le decimos a D. Miguel Antonio.

Sí. La cuenta de Cáritas es 2038-2447-60-6000371203

 

Nos fuimos del Despacho Parroquial con un sentimiento ambiguo. Por un lado, con pena por la certeza de que nuestro “privilegiado” municipio no escapa a la crisis global y que muchos de nuestros vecinos –aunque no les guste que se sepa- lo están pasando muy mal. Por otra parte, saber que hay una institución como Cáritas, a la que pueden acudir, y cuyos voluntarios distribuyen de forma directa y expeditiva la ayuda que reciben de nuestra gente solidaria, es muy esperanzador.

 

Print Friendly, PDF & Email

1 Comentario

  1. ¡Excelente entrevista!…

    Cáritas efectivamente está haciendo una labor extraordinaria en toda España, y una de las virtudes más importantes de la institución en sí y de su voluntariado, es que no hace distinción alguna de nacionalidad, raza, credo o alguna otra. sino que acoge por igual a toda la gente que llega solicitando ayuda a la Parroquia o bien a aquellos que son referidos por los servicios sociales, y todos son atendidos con la debida diligencia profesional y dignidad humana que se merecen, que es lo más importante, pues no sólo cuenta la ayuda en sí, sino como se ayuda.

    Ciertamente como bien comenta D. Miguel Antonio, tenemos la gran fortuna de que en nuestro Municipio hay mucha gente generosa, pero también es cierto, que ante los difíciles momentos que se están viviendo como el mismo lo ha comentado en su entrevista, si que merece la pena que todos y no sólo los de siempre, sumemos esfuerzos y arrimemos más el hombro, pues efectivamente muchas familias lo están pasando mal y esa ayuda, es la mejor expresión de caridad que podemos tener hacia nuestro prójimo.

    Ya que además han tenido el detalle de poner a disposición de todos un número de cuenta donde poder hacer los donativos, os invito a todos los vecinos, incluidos empresarios y comerciantes, a abrir el corazón y vuestras manos ofreciendo vuestro generoso aporte, en favor de éste loable fin.

    Un saludo,

    Yajaira Tirri

Comenta con tu nombre o mote, como quieras...