Ya cerca de las 2, quedaba menos gente.

La calle Agapito Martínez, convertida en una terraza, rebosando de gente
La calle Agapito Martínez, convertida en una terraza, rebosando de gente
Javier Chinchilla y Adela