Javier Chinchilla y Adela

La calle Agapito Martínez, convertida en una terraza, rebosando de gente
Ya cerca de las 2, quedaba menos gente.
Ambiente Festivo en la sede de La Cucaña